Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El primer museo virtual surgido del covid

Una cuenta de Instagram reúne 3.000 creaciones artísticas sobre la pandemia, con la mascarilla y el papel higiénico como protagonistas

El primer museo virtual surgido del covid

El primer museo virtual surgido del covid

La cualidad más importante que confiere al ser humano superioridad sobre la especie animal es la experiencia artística. Desde los bisontes pintados sobre las paredes rocosas de la cueva de Altamira hasta las reivindicaciones realizadas sobre muros urbanos del también anónimo Bansky, la aventura y el espíritu creativo nos han acompañado siempre en este complejo camino de miles de años por el que seguimos transitando.

Frente a la confusión y el equívoco propagandístico empleado en el uso del lenguaje, impregnado de falta de rigor y desconocimiento, seguimos buscando la singularidad y la independencia que proporciona el acercarnos a la verdad a través del arte y de la belleza. De este modo, también en las más adversas situaciones de conflicto, dudas, incertidumbre y desolación, encontramos estímulos de representación mental que permiten que sacudamos nuestros demonios, adornándonos con cierto toque de la inmortalidad que aún no hemos alcanzado.

Es en este contexto en el que surge el Covid Art Museum, el primer museo virtual constituido por obras de cualquier formato, creadas durante la pandemia sanitaria que nos asola y realizadas por artistas de todo el mundo. El museo, con vocación internacional y transfronteriza, no cuenta con una sede física y se gestiona exclusivamente a través de la cuenta de instagram covidartmuseum@ con la intención de reunir buena parte del conjunto de experiencias artísticas surgidas a partir de las reflexiones de profesionales, amateurs y creativos como consecuencia de la crisis provocada por el Covid-19.

Esta crisis ha acelerado sobremanera la transformación del museo analógico en un museo más digitalizado, más tecnológico, en el que la visita virtual se ha convertido en una opción imprescindible para lograr formar parte activa de sus postulados. Ante un porvenir incierto, el museo ha de reinventarse y tratar de buscar nuevos modos de acceso a sus colecciones. Así, el museo debe ser capaz de dar algunas respuestas, plantear buena parte de los interrogantes y mostrar la pluralidad de nuestras historias esparcidas por el tiempo.

Por eso, el Covid Art Museum tiene como misión principal ser un espacio dinámico, creativo y siempre cambiante, abierto a la colectividad y al enorme poder de su mensaje. Transformador, democrático y libre. Así, el museo trata de dar voz, proyectar y favorecer la obra de todos los artistas implicados en este proyecto con el fin de impulsar sus trabajos y creaciones y darlos a conocer al mayor número de público virtual posible.

El museo cuenta con un fondo de más de 3.000 bienes culturales que recogen experiencias complejas y dinámicas vinculadas a temas que abarcan desde los relacionados con material sanitario y de protección, pasando por el aprovisionamiento de alimentos, los mensajes de agradecimiento o recomendaciones, la religiosidad y el mundo de las creencias, la sexualidad, el control gubernamental o la reinterpretación de obras de arte universal. De este modo, el fondo de bienes culturales que constituyen la colección permanente del Covid Art Museum está en continuo crecimiento. Es activo, dinámico y variable. Cada día se ve enriquecido atendiendo a la selección de obras realizada por el departamento técnico del museo siguiendo unos rigurosos criterios de calidad, impacto, creatividad y relevancia del mensaje a transmitir. Sin embargo, y como una de las grandes novedades que encierra este museo, el conjunto de bienes culturales no seleccionados por el departamento técnico no quedará excluido de la colección permanente, sino que formará parte de un fondo secundario de obras que se pondrá a disposición del público atendiendo a los criterios de selección de este en etapas posteriores de consolidación de la institución. Así, favoreceremos la participación activa y crítica de cada miembro de la comunidad en la selección y valoración de las obras, atendiendo siempre a criterios rigurosos y sólidos con la intención de contribuir a la consolidación de un museo más democrático y solidario.

Por eso, cuando todo esto sea solo un recuerdo, el museo, en cualquiera de sus formas, deberá contar a través de los objetos y de los bienes culturales que custodia qué supuso para nosotros esta crisis sanitaria, qué mitos e ideas creamos a partir de ella, qué demonizamos y qué alabamos de nuestra visión del mundo y si todo ello supuso un cambio en nosotros mismos o si, por el contrario, hizo que únicamente imaginásemos el aspecto de un temible monstruo que se desvaneció como la bruma cuando el mundo siguió girando.

Compartir el artículo

stats