Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luengo también viste al hombre

Carmen, la hija del diseñador de Grado, enriquece con una línea masculina la colección que la marca presentó en Madrid

Marcos Luengo y su hija Carmen, en la pasarela de Madrid.

El desfile de Marcos Luengo cerró la jornada del sábado de la pasarela madriñela de moda, una edición en la que la moda de autor sueña con ver la luz al final del túnel, con la que aspira a revitalizar las ventas y atraer de nuevo al consumidor. Marcos Luengo, que advierte crispación en todas las áreas de este negocio, apuesta por “desterrar las quejas y remar todos en la misma dirección”, en favor de la moda. Un trabajo que requiere esfuerzo del que “sales cansado, pero reforzado”. El asturiano presentó una colección muy bien estructurada, basada en la pintura de Rubén Martín de Lucas, que remite a la filosofía de Masanobu Fukuoka, autor y precursor de la agricultura natural. “Es una colección multiestacional, creada a partir de materiales sostenibles”, donde el color de los cuadros se traslada a la paleta de color de las prendas con intensos verdes en vestidos, abrigos sin mangas, piezas fluidas que ciñe al cuerpo con corpiños y cinturones.

Una colección a la que por primera vez ha incorporado una línea de hombre, un apartado del que se ha encargado su hija Carmen, tras estudiar en Amberes (Bélgica) y Milán (Italia), donde presentó en la Semana de la Moda un “fashion film” con su primera colección. Piezas que complementan la colección femenina en la misma línea y que Carmen Luengo define como “clásica, con un punto juvenil, sin edad”. Nueve “looks” confeccionados con lino y materiales naturales como el cáñamo, nailon reciclado y organza. Con un kimono como prenda estrella, no faltan bombers y pantalones “oversize”, con las que la joven creadora presenta su propia identidad.

Compartir el artículo

stats