Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grado sigue perimetrado pero abre sus terrazas: “Al menos habrá algo de ambiente”

La La hostelería moscona podrá servir a partir de hoy en mesas en el exterior aunque muchos renuncian: “Estar así no nos compensa”

Roberto Fernández Menéndez comentaba que no abrirá de nuevo sus negocios, solo con servicio de terraza, porque no le sale rentable. “No me compensa porque tengo que meter cocinera y de todo y, encima, no hay gente porque está confinada, en sus casas. No hay mercados ni nada. En diciembre nos dejaron reabrir y luego nos volvieron a cerrar. Cerrar un bar como éste genera unas pérdidas grandes de comida que tienes que tirar”, añade el hostelero.

Fernández Menéndez cuenta con dos negocios en Grado: el restaurante Casa Pepe El Bueno y el gastrobar Mamá Yola, un establecimiento que tenía previsto abrir el pasado 19 de marzo pero que la pandemia pospuso su apertura para el verano. “En verano la gente tenía ganas de salir después de estar tres meses en casa, pero ahora es distinto. Que nos dejen abrir las terrazas no me beneficia en nada. Ahora mismo, con esta situación, no nos vale. Ya se vendía poco con los bares abiertos como para abrir solo con la terraza”, argumenta.

Compartir el artículo

stats