ÚLTIMA HORA
Los examinadores de tráfico desconvocan la huelga tras cinco meses de paros

San Agustín marea al Cantábrico

Las olas se adueñan de las playas asturianas en la pleamar de la tarde como consecuencia de la mayor "mareona" de agosto

31.08.2015 | 04:40
Dos jóvenes bañistas, ayer, en la playa de Arnao (Castrillón), durante la pleamar de las seis de la tarde.

Salinas, San Juan, Xagó, Luanco, Los Quebrantos... Todos los arenales y también los puertos de la región escribieron ayer un nuevo capítulo de máximos y mínimos en la altura de las aguas debido a las mareas vivas de San Agustín, un fenómeno que se da a finales de agosto coincidiendo con la Luna nueva. Si bien hacía días que la diferencia entre la pleamar y la bajamar era notable, ayer se dio un coeficiente de marea de 113, lo que explica la diferencia de aproximadamente 4,5 metros entre las bajamares de las once de la mañana y la medianoche y las pleamares de las 05.25 y 17.43 horas.

La "mareona" de agosto -conocida en astronomía con el término sizygia- regaló a los bañistas kilómetros de arenales a primera hora del día, aunque entonces falló el Sol. Cuando Lorenzo se dignó a salir, las olas se adueñaron de la mayoría de las playas asturianas, donde fue prácticamente imposible extender una toalla.

Las mareas vivas, asociadas a fuertes corrientes, poseen un intenso efecto erosivo, más notorio en aquellos tramos de costa donde el mar tiende a extraer sedimentos en vez de a depositarlos, ya sea por causas naturales o inducidas por el hombre, como supuestamente ocurre en la playa castrillonense de Salinas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine