Lne.es »

Mario Menéndez en sesión continua

La I Semana del Audiovisual homenajeó ayer al cineasta avilesino con la proyección de "El vivo retrato" y el estreno del documental de Fran Vaquero "El vivo recuerdo"

24.11.2015 | 09:05
Fran Vaquero, José Valle y el concejal Manuel Campa, poco antes de comenzar la función en el Niemeyer.

El cineasta avilesino Mario Menéndez sigue vivo en el recuerdo de compañeros, amigos y aficionados al cine como ayer quedó patente en el homenaje que le dedicó la I Semana del Audiovisual Asturiano al cumplirse diez años de su fallecimiento. Para rememorar la figura del director de "La cigüeña bondadosa" (1979), "Asturias, los primeros pobladores" (1982) o "El Llanero Solitario" (1980), en el Centro Niemeyer se proyectó la película "El vivo retrato" (1986), protagonizada por Victoria Vera, Javier Loyola y César Sánchez y en la que también intervinieron Luis Eduardo Aute o Fernando Poblet.

Del rodaje de esta cinta y del Menéndez cineasta y también amigo hablan los testimonios recogidos en el documental de 32 minutos que se estrenó a continuación: "El vivo recuerdo", rodado por una de las personas con quien más tiempo y trabajos compartió: Fran Vaquero. "El documental es un recuerdo de los amigos (Paco García, Francisco Orejas, César Sánchez o Andreas Prittwitz) con imágenes de las películas y fotos fijas de entonces, con nosotros muy jóvenes", señala Vaquero, que en este trabajo ha contado con la colaboración de José Valle, "mi cómplice ahora que me falta Mario", dice. Y es que Menéndez fue para este cineasta más que un compañero de fatigas cinematográficas: "Éramos más que amigos y hermanos. Entre nosotros existía una complicidad total. Lo sabía todo de mí. Conectábamos muy bien. Lo echo mucho de menos".

Coguionista y director de fotografía de "El vivo retrato", Vaquero califica la película de "atípica". "Con ella, Mario y yo nos adelantamos en el tiempo. Hablamos de la clonación antes siquiera de la existencia de la oveja 'Dolly'", dice para señalar que aunque esté etiquetada como una película de las llamadas de culto, "nosotros no la hicimos con ese planteamiento; hicimos lo que nos apeteció y eso se pago en taquilla. El objetivo no era rodar algo comercial. Entonces éramos jóvenes y atrevidos y eso no nos preocupaba", añade.

Sobre los resultados conseguidos hace treinta años, Vaquero dice que se sentían "satisfechos y orgullosos". Contaban con "un presupuesto ajustado y aún así la película tenía ambientaciones, bastantes personajes y abundante vestuario. Como dice Juan Bonifacio, para el presupuesto que teníamos se hizo algo bastante digno".

Transcurridas casi tres décadas desde el estreno, Fran Vaquero considera que "El vivo retrato" "no ha envejecido. Hacíamos un cine tan fresco que aún hoy sigue vigente. Es una historia bien contada gracias al equipo que teníamos", comenta para confesar que no suele visionar sus propias películas. "Siempre estoy mirando para delante", destaca, aunque reconoce que la de ayer, en el Niemeyer, fue una oportunidad para verla y además para encontrarse con la gente que trabajó en ella y también en el documental. Fue un motivo de reunión y de disfrutar juntos".

"El vivo recuerdo", título que juega con el de la película de Menéndez, "ha sido una disculpa para reunirnos los chicos que quedamos vivos y recordar a Mario", señala el cineasta para confesar que lleva a su amigo del alma "en el corazón y el cerebro".

Fran Vaquero invirtió, con José Valle como director de fotografía, un mes en la realización del documental, un género con el que considera "que se hace historia ya que queda para los que vengan detrás".

Durante los últimos días, Vaquero ha compaginado el rodaje y montaje de "El vivo recuerdo" con la preparación del próximo proyecto cinematográfico: un documental sobre la vida de Julián Orbón titulado "Orboniana" en colaboración con el guitarrista Armando Orbón, sobrino del músico y compositor hispanocubano. Ya finalizado el guión, ambos buscan financiación para el trabajo que les llevará a rodar en La Habana y México.

Los actos de recuerdo a Menéndez continúan mañana, miércoles, en el marco de la Semana del Audiovisual con la proyección, desde las 20.15 horas, también en el Centro Niemeyer, de cuatro piezas rodadas junto a Vaquero: "La cigüeña bondadosa" (11 minutos), "Asturias. Los primeros pobladores" (20 minutos), "El llanero solitario" (13 minutos) y "Avilés 1982, un documental" (30 minutos) .

Y hoy, entre las 12.00 y 14.00 horas, el Centro de Servicios Universitarios acoge el programa "La radio en directo: historia de la radiodifusión asturiana". Será emitido de forma simultánea por las principales cadenas y repasará la historia de la radiodifusión en el Principado. La entrada es libre hasta completar el aforo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine