Lne.es »

La expansión portuaria finaliza ocho años después con un dragado de 2,9 millones

El aumento a 14 metros del calado del muelle de Valliniello y su conexión ferroviaria ponen la guinda a una inversión acumulada de 62 millones

02.12.2015 | 04:11
La draga "Njord R", atracada ayer por la tarde en El Musel.

La penúltima demora de 24 horas en la llegada a Avilés de la draga danesa contratada por 2,9 millones de euros para profundizar hasta 14 metros enfrente de los nuevos muelles de Valliniello y proporcionarles así la operatividad con la que fueron diseñados es una anécdota frente a los ocho años de trabajos de ampliación portuaria que tocarán a su fin cuando la tripulación del "Njord R" empiece, quizás hoy mismo, a excavar el lecho de la ría. La máquina, debido a las malas condiciones de la mar que hubo durante las últimas horas en la bocana de la ría, desvió su rumbo y atracó ayer en Gijón, donde pasó la jornada amarrada en El Musel a la espera de poder entrar, hoy sí, en Avilés.

La "conquista de la margen derecha" que inició el presidente portuario Manuel Ponga en enero de 2008 y a la que le pondrá el broche el año que viene Santiago Rodríguez Vega deja como legado la mayor inversión nunca acometida en el puerto local -62,1 millones entre las dos fases ejecutadas, dragados y obras complementarias aparte-, mil metros de muelles con 14 metros de calado y una superficie para apilamiento y trasiego de mercancía de 174.500 metros cuadrados. También deja una incógnita: si algún día se ejecutará la tercera fase contemplada en el proyecto inicial de la ampliación y desde hace un lustro aparcada porque la coyuntura económica aconseja abordarla "cuando el crecimiento de los tráficos lo aconseje", en palabras recientes del presidente de Puertos del Estado, José Llorca. Esa tercera fase implicaría prolongar los nuevos muelles de Valliniello hasta la factoría de Alcoa, pero de momento esa bala se quedará guardada en la recámara.

La Autoridad Portuaria de Avilés espera la llegada de la draga contratada para extraer 325.084 metros cúbicos de árido del lecho de la ría para las 8.30 horas de esta mañana. El barco tiene encomendada la realización de unos trabajos de dragado que, por el volumen de material a remover, no tienen parangón en la última década. Habría que remontarse a 2005 para encontrar una intervención de dragado más importante; aquel año se extrajeron del estuario 402.500 metros cúbicos por la realización de obras de ampliación en la dársena de San Juan de Nieva y 71.993 más por tareas de mantenimiento.

Esta actuación pone la guinda a la segunda fase de ampliación de los muelles de la margen derecha de la ría y permitirá que el puerto avilesino pueda recibir buques de mayor tamaño. Así, las previsiones de los técnicos aseguran que será posible dar un salto cuantitativo y pasar de despachar buques de 65.000 toneladas a otros cargados con hasta 72.000 toneladas. No se trata tanto de una cuestión de tamaño de los barcos como del aprovechamiento pleno de la capacidad de carga de sus bodegas, lo que redundará, al poder fletarlos cargados al máximo, en rendimientos más óptimos para las empresas.

Así como el calado de 14 metros a conseguir con ayuda de la draga "Njord R" mejorará la oferta marítima del puerto, la conexión ferroviaria de los nuevos muelles de la margen derecha -un proyecto ya licitado en 2.644.050 euros (sin IVA) y con las obras en marcha- jugará a favor de la competitividad terrestre gracias al refuerzo de la conectividad entre el transporte naval y el tren.

La superación de marcas tanto de calado como de eslora y carga es una constante en el puerto de Avilés desde el año 2000, cuando se inauguró el ensanche de la curva de Pachico y el dragado del canal de navegación para darle una profundidad de 10,5 metros. Estos trabajos, impulsados por el expresidente del Puerto Manuel Ponga, hicieron posible la llegada a Avilés en marea alta de barcos de hasta 11,50 metros de calado y 230 metros de eslora.

Entre los años 2006 y 2008 se acometieron nuevos dragados en el canal de la ría de Avilés; en concreto, la draga "D'Artagnan" aumentó la profundidad hasta los 12,50 metros. Estas obras previas fueron apuntalando el proyecto que ahora está a punto de rematarse: la ocupación portuaria de nuevos espacios en la margen derecha de la ría, antes limitada al pequeño muelle de servicio de Alcoa y la dársena siderúrgica que explota Arcelor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine