06 de septiembre de 2016
06.09.2016
Lne.es »
ÁNGELA SANTIANES | Presidenta de Du Pont en España y Portugal y directora del complejo asturiano de la multinacional

"Antes de final de año sabremos cómo quedará el complejo de Asturias tras la fusión con Dow"

"He vivido separaciones de negocio en Du Pont y al final todas las experiencias que tuvimos fueron buenas; estoy convencida de que ahora va a ocurrir lo mismo"

06.09.2016 | 09:01
Ángela Santianes, ayer, ante el Centro de Servicios del complejo que Du Pont tiene en la localidad de Tamón.

La langreana Ángela Santianes Arbesú es la nueva presidenta de Du Pont en España y Portugal y directora del complejo de Tamón tras la jubilación de Enrique Macián. Esta ingeniera química, casada y con dos hijos de 14 y 16 años, vuelve a casa a los 52 años después de una dilatada carrera en la multinacional estadounidense, en la que ha asumido diferentes cargos de responsabilidad, entre ellos la dirección de la planta de Nomex del complejo de Tamón y la presidencia de Du Pont en Puerto Rico. Santianes Arbesú transmite optimismo y pasión por su trabajo y asume con ilusión y responsabilidad su nuevo puesto, que le llega en pleno proceso de fusión de Du Pont y Dow Chemical, que dará lugar a la mayor compañía química del mundo y que acabará dividida en tres empresas. La directiva de Du Pont en España llegó a la multinacional en 1989, cuando la contrataron para el departamento de ventas y marketing.

-Y ahora, 27 años después, alcanza la presidencia en España y Portugal en un momento en el que se va a definir el futuro de la compañía, ¿cómo lo afronta?

-Pasito a pasito, o partido a partido, como dice el entrenador del Atlético de Madrid (ríe). Es un momento crucial pero muy interesante. Ya viví varias transformaciones dentro de Du Pont, continuamente estamos en evolución, se compran negocios nuevos, se separan otros... Mientras estuve en marketing sufrí dos separaciones. Cuando estás en medio de ellas parece el fin del mundo, pero tengo compañeros en esas divisiones que están fenomenal. Al final todas las experiencias que tuvimos fueron buenas, y estoy convencida de que ahora va a ocurrir lo mismo, que vamos a transformarnos de una empresa muy grande a otra mayor aún para luego dividirnos en tres. Eso conlleva sus pros y sus contras.

-¿Cuáles son?

-Una empresa grande tiene la ventaja de que tienes muchas oportunidades pero es mucho más compleja, es como hacer bailar un elefante. El irte a empresas más pequeñas, que es lo que se quiere hacer aquí, va a ayudar mucho a que seamos más ágiles, a que estemos más centrados en zonas comunes, a que la toma de decisiones sea más fácil y rápida, que es lo que se demanda en un mundo tan cambiante como el de hoy día. O somos ágiles o no sobrevivimos. Resulta extraño transformarte de una compañía de toda la vida en tres, de las que no tenemos ni el nombre, pero estoy convencida de que va a resultar bien.

-Du Pont en Asturias se va a dividir en dos: agricultura y protección. ¿Y qué pasará con el Centro de Servicios, en el que se trabaja para todos los negocios?

-Es todo diseño. Tenemos una planta que pertenece a uno de los negocios, y otras dos que pertenecen a otra de las compañías. Y tenemos el Centro de Servicios que da servicio a todo Du Pont y que ahora va a tener que repartirse entre las tres compañías. Nos llamaremos diferente pero seguiremos siendo los mismos y espero que sigamos colaborando en la mayoría de lo posible.

-Existe mucha incertidumbre en la plantilla, ¿qué mensaje les traslada?

-Que nos centremos en lo que podemos controlar, hay cuestiones que no están en nuestro campo de decisión. En todo este proceso damos nuestra opinión desde Asturias sobre cómo creemos que debe ser, y creo que se nos va a escuchar. Creo que lo que estamos pensando aquí que va a suceder va a a ocurrir realmente, pero hasta que eso suceda no lo podemos confirmar.

-Parece un acertijo, pero transmite mucho optimismo.

-Es que somos negocios muy buenos, somos muy competitivos. Y mientras seamos competitivos, sea cual sea la estructura, vas a mantener tu destino. De todos modos, lo sabremos pronto, de aquí a final de año sabremos cómo queda la partición tras la fusión con Dow.

-Fundir para después separar... tiene que dar vértigo a la plantilla.

-Yo creo que la gente confía. Además, en las dos compañías nos hemos dado cuenta de que somos muy complementarias, hay muy pocas cosas en las que competimos.

-¿Descarta despidos?

-Nunca puedes descartar ningún escenario, pero no creo que ese sea el más probable.

-Todo este proceso, que culminará en 2018, conlleva una sobrecarga de trabajo para el Centro de Servicios, ¿reforzarán la plantilla?

-La reordenación de todo ese entramado financiero va a traer trabajo, que será temporal. Una treintena de personas han sido contratadas temporalmente ya en labores asociadas a la operación con Dow en el Centro de Servicios y prevemos que ese número pueda aumentar en el próximo año.

-El de Asturias es uno de los complejos más competitivos, ¿cuál es su principal punto fuerte?

-La forma de trabajar es lo que nos hace diferentes. He estado trabajando en muchos centros de trabajo en los que hay gente muy buena, Du Pont contrata muy bien, tiene muy claro el perfil que busca. Pero es la forma de trabajo, dentro de la planta no hay departamentos, todo se trabaja en equipo y se va rotando en los puestos. Eso te lleva a ponerte en los zapatos de otro y consigues que los procesos sean más eficaces. Esa flexibilidad te hace ser más productivo. Estamos llegando a resultados que no se esperaban.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine