05 de enero de 2017
05.01.2017

El arte de sacar risas de la chistera

El mago Sébastien Dethise entusiasma a pequeños y mayores con un espectáculo que se traslada hoy a Las Meanas y el Niemeyer

05.01.2017 | 04:04
Sébastien Dethise, ayer, en la plaza de España.

-Abracadabra, pata de cabra.

-¿Pata de culo? ¿Quien ha dicho pata de culo?

-¡Nadie!

Las risas compitieron ayer con la ilusión en el Festival de Magia en la Calle, que tuvo como escenarios la plaza de España, El Carbayedo y Sabugo; y al belga Sébastien Dethise como gran protagonista. La sesión matutina ya congregó a numeroso público, pese a que las de la tarde suelen ser las que reúnen a más participantes. "Nosotros preferimos venir ahora, por la tarde ya hace mucho frío", comentaba una madre a otra ante el Ayuntamiento, poco después de la hora del vermú.

Pequeños y mayores disfrutaron con los trucos de Dethise, considerado uno de los mayores expertos en prestidigitación del mundo. El mago belga ha participado en el prestigioso show televisivo "Le Plus Grand Cabaret Du Monde", ha sido galardonado con múltiples premios nacionales e internacionales de magia y ha participado en el mundial FISM (Federación Internacional de Sociedades Mágicas).

-¿Qué hora es, chicos?

-La una y seis minutos.

-Pues ya es tarde, tendréis que venir a la sesión de las seis.

-¡No, ahoraaaaa!

Sébastien Dethise convirtió en magos a los pequeños Carlos y Candela, que transformaron varias pelotas pequeñas en una gran bola roja bajo el asombro del público. Y también el joven Pedro, que convirtió un pañuelo en un sujetador por arte de magia. Y después en una paloma blanca, que acabó sobre la cabeza de un espectador.

El público disfrutó con los trucos de magia más clásicos, en los que no faltaron las cartas, la cuerda y las pelotas de espuma. Pero hubo quien se llevó una decepción, como la pequeña Inés Alonso, de tres años. "Sí, me gustó el mago. Quiero me traiga una camilla de médico", comentaba en plena actuación. "No es un rey mago, mi vida, este no es el que trae los juguetes, esos llegan mañana", le aclaraba sonriente su madre, Conchi Fernández, en medio del gentío.

Pelayo Fernández consiguió desvelar alguno de los trucos. "Las bolas de espuma creo que se pegaban unas a otras. Ha estado bien, me ha parecido entretenido, para pasar un rato", señaló el chaval, de 12 años, tras la actuación, que siguió con una atención poco usual para un chaval de su edad.

Quienes se hayan perdido los espectáculos de estos días en diferentes puntos de la ciudad tienen otra oportunidad a la una de esta tarde en Las Meanas o en la gran gala final de la semana de Magia, que acogerá el Centro Niemeyer (21.00 horas) tras la cabalgata de los Reyes Magos. Será el colofón perfecto a más de dos semanas de intensa programación navideña, pensada tanto para los niños como para el resto de la familia. Unos actos que han tenido mucho truco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine