21 de marzo de 2017
21.03.2017

La falta de toma de muestras deja impune el vertido a la ría de Avilés que mató a decenas de peces en octubre

La Confederación Hidrográfica revela en una respuesta enviada a la Coordinadora Ecologista que nadie tuvo la cautela de coger agua de la zona contaminada para su posterior análisis en el laboratorio

21.03.2017 | 12:52
Algunos de los peces hallados muertos en la ría el pasado mes de octubre.

La Coordinadora Ecologista de Asturias ha pedido una investigación al Principado de Asturias sobre las razones de que no se hubieran cogido muestras de los vertidos supuestamente procedentes de Arcelor detectados el pasado octubre y que produjeron la muerte de centenares de peces; "esa supuesta dejadez impidió que fueran sancionados dichos vertidos", recalca la organización en un comunicado.

Según recuerdan los miembros de la Coordinadora Ecologista de Asturias, el domingo 23 de octubre fueron vistos "numerosos peces muertos" a lo largo de toda la ría de Avilés, desde la Marzaniella en Corvera hasta su desembocadura, presuntamente motivados por un vertido en la madrugada del sábado al domingo "que se apreció a lo largo de todo el domingo con un olor fuerte y un tono grisáceo en el río Alvares hasta el puente Azud". Estos hechos los comprobaron in situ la guardería de impacto ambiental del Principado de Asturias y el Seprona.

El martes 25 de octubre, prosiguen los ecologistas, "fueron hallados centenares más de peces muertos flotando coincidiendo con la marea alta; esos peces presentaban las agallas negras, por lo que parecían muertos desde el vertido del domingo". La Coordinadora Ecologista denunció los hechos a los diferentes organismos responsables: la Confederación Hidrográfica, competente en materia de la calidad de las aguas; la Consejería de Fomento, competente a la hora de comprobar el cumplimiento de las autorizaciones ambientales; y la Consejería de Desarrollo Rural, competente en los tocante a daños a la fauna (murieron centenares de peces en el lapso de varios días).

"Cual es nuestra sorpresa cuando la primera que nos responde cinco meses después es la Confederación Hidrográfica, y lo hace para confirmar que el servicio de Control Ambiental de la Consejería de Fomento informó de que había comprobado los vertidos denunciados, que supuestamente procedían del mal funcionamiento de una depuradora de Arcelor de la factoría de Avilés, pero que no se cogieron muestras de tales vertidos", explican los ecologistas.

La Confederación, al no existir pruebas que permitan denunciar a los responsables de una acción que presuntamente causó deterioro de la calidad de las aguas del dominio público hidráulico, considera que "no hay elementos suficientes para la incoación de expediente sancionador por la comisión de una infracción prevista en la Ley de Aguas".

A juicio de la Coordinadora Ecologista de Asturias, "estos hechos son gravísimos; esperemos que el Principado aclare que está pasando, porque no se puede permitir que algo tan grave quede sin sanción por no haber tomado muestras, cuando miles de avilesinos comprobaron con sus ojos la gravedad del vertido a la ría por los centenares de peces muertos que se veían en las orillas".

Y concluye el comunicado: "Venimos denunciado desde hace años que hay una tolerancia del Principado con las empresas contaminantes, que quedan constatada con hechos tan graves como los denunciados. Vamos a agotar la vías legales para que los responsables de esta tolerancia tengan que asumir las consecuencias de sus actos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine