01 de diciembre de 2017
01.12.2017

Los cuentos de niños, mejor sin "edulcorar"

Lara Meana y Beatriz Sanjuán, expertas en literatura infantil, defienden el valor educativo de los personajes malvados

01.12.2017 | 03:46
Por la izquierda, Azucena López, profesora del Instituto Isla de la Deva y moderadora de la charla sobre los cuentos; Lara Meana y Beatriz Sanjuán, ayer, durante el acto en la Factoría Cultural.

"La literatura es el reflejo de la vida y los libros permiten hablar con los niños de temas difíciles y entablar conversación", señaló ayer Lara Meana, miembro del equipo de animación a la lectura Tres Brujas, durante el encuentro "Narrar es sobrevivir" celebrado en la Factoría Cultural.

Ante un auditorio integrado en su práctica mayoría por madres y niños, Meana destacó los muchos beneficios de la literatura: "Sirve para disfrutar y compartir, enseña cómo es el mundo y permite cuestionarlo y enfrentarnos a él", subrayó.

Junto a Beatriz Sanjuán, igualmente especialista en literatura infantil y juvenil, Meana animó al público a dejar a los niños "enfrentarse a los peligros que aparecen en los cuentos; pasar miedo es fundamental", dijo. En este sentido se refirió a la tendencia de los adultos a la sobreprotección y a ofrecer a los niños cuentos con contenidos y finales felices. "La literatura habla de la vida y ésta no es toda de color rosa", comentó la ponente para mostrar que la parte oscura y triste de los libros también forma a los pequeños lectores. Así, comentó que valores como la tolerancia "se aprende viendo personajes intolerantes" o cualidades como la maldad "la puedes reconocer si has leído de personajes malos".

A la hora de desgranar los beneficios que aporta la lectura, Lara Meana resaltó que "un niño que lee se comunica, habla y escribe mejor, es permeable a discursos que te quieren vender, son mejores estudiantes, lo que no quiere decir que sean buenos alumnos, tienen un rango más amplio de intereses y mayor amplitud de miras".

Las ponentes recomendaron a las familias y educadores "leer a los niños y jóvenes en voz alta porque facilita la conversación y se les da un espacio donde ser escuchado ; además, cuando empiezan a leer por ellos mismos ya tienen un bagaje de lectura", apuntaron para, por otra parte, censurar "la instrumentalización de la lectura que existe en la escuela y la poca atención que reciben las bibliotecas escolares debido a la falta de presupuesto", confluyeron.

Tras el encuentro con Meana y Sanjuán que moderó Azucena López, profesora del instituto de Piedras Blancas, la compañía Olga Cuervo ofreció una sesión de cuentos para los niños.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine