02 de abril de 2018
02.04.2018

Los Canapés y Samalandrán, en el desfile

02.04.2018 | 11:18

Los dos escucharon atentamente al pregonero, Jorge García, actual director de competiciones de la Federación Española de Triatlón, deporte muy vinculado a la ciudad. "Avilés ha conseguido generar una imagen de marca vinculada al deporte. La Fundación Deportiva se ha convertido en la decana de Asturias y una de las primeras de España", destacó García, que también repasó los grandes eventos deportivos que ha celebrado el concejo en los últimos años, como el campeonato de España de atletismo en 2010 o el campeonato del Mundo de duatlón en 2016.

E hizo una comparación entre el espíritu olímpico y "la amistad que se vive con la confraternización durante las fiestas del Bollo y que se refleja en la Comida en la Calle". Por último, se fijó en el futuro inmediato con el campeonato de España de Duatlón que acogerá la villa el próximo fin de semana, con más de 1.700 deportistas. "No les vais a fallar. Van a sentir vuestra acogida calurosa desde el primer momento", zanjó, emocionado.

El acto institucional prosiguió con la entrega de los ramos a la Xana, Rosapaz Martínez, y a la xanina, Irene Pérez, así como al resto de damas. Acto seguido, tomó la palabra la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, que rescató la "capacidad de Avilés para combinar nuestras tradiciones y riqueza cultural con una querencia de la ciudad por emprender". "En esta edición estamos en un momento de optimismo, marcado por nuevas inversiones que tiene previstas nuestras multinacionales", prosiguió la Regidora, para luego apuntar que "la innovación en productos otorgan nuevas oportunidades para Avilés y nos sitúan como un referente en España".

En pocos segundos, el compás de la celebración se aceleró. Tras el estruendo del lanzamiento del palenque, el "Asturias Patria Querida", interpretado por la Banda de Gaitas de "Villa de Avilés", tronó con fuerza en un cielo donde las nubes grises pasaron a un segundo plano, gracias a la suelta de palomas.

Por Galiana y la calle La Cámara pasó un descomunal desfile, con once artilugios, cuatro bandas de gaitas y varios grupos folclóricos y fanfarrias, hasta completar una jornada después de cerrar la Semana Santa una colorida "procesión".

Muchas de las carrozas hacían guiños a la historia, como la de la Asociación de Vecinos de Jardín de Cantos, dedicada a la localidad burgalesa de Arija, de la que llegaron en los años cincuenta cientos de vecinos a trabajar en Cristalería tras la desaparición del pueblo por la construcción de un pantano. O la de Versalles, todo un homenaje a Los Canapés, con dedicatoria a Lici Alonso, histórica presidenta durante 14 años del colectivo "Marcos del Torniello" y fallecida en octubre del año pasado. "Todavía la añoramos", señaló Antonio Gil, actual dirigente de la entidad.

El gran tamaño del desfile dejó sensaciones contrapuestas entre el público. Marcos Vicente, de Villalegre aunque ahora residente en Oviedo con su mujer, Patricia Suárez, pudo "revivir viejos tiempos" con su hijo recién nacido, Enzo, desde los escalones de San Nicolás de Bari: "Ha estado muy guapo. Reunirse con la familia aquí otra vez es genial. Trae muchos recuerdos". Sin embargo, Patricia Suárez, en mitad del Parche con su cámara réflex, no estaba tan contenta. "El cortejo ha sido muy largo, se ha hecho pesado", comentaba.

Los grupos folclóricos aportaron la nota de color. Destacó "Xaréu D'Ochobre", representando al monje de Samalandrán, encarnado en la figura de Víctor Raúl Pintado "Vitu", que tocaba las cabezas de los presentes con un peluche atado a un palo, al grito de "aquí llega la ballena de Samalandrán". La asociación de investigación "Escontra´l Raigañu" arrancó los aplausos de la muchedumbre a las puertas del Ayuntamiento con sus bailes tradicionales.

Lo novedoso y lo de siempre se fundieron ayer en un abrazo para el inicio de las fiestas del bollo, que ya desde el primer día apuntan muy alto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine