13 de abril de 2018
13.04.2018

La Escuela Superior de Arte detecta que las familias la confunden con Bellas Artes

Las jornadas de puertas abiertas del centro aclararon las dudas de los estudiantes, asombrados con la oferta educativa y las instalaciones

13.04.2018 | 03:35
Jóvenes participantes en las jornadas de puertas abiertas de la Escuela de Arte, en un taller de Diseño.

"Estamos muy sorprendidas con este centro, no lo imaginábamos así y nos gusta mucho", señalaron Carla Ruiz Fernández y su madre durante la visita que realizaron a la Escuela de Arte con motivo de la celebración de las jornadas de puertas abiertas. La joven, alumna del Instituto Pérez de Ayala de Oviedo, se trasladó a Avilés para conocer la oferta formativa, las instalaciones y cómo se accede a la escuela, ya que aspira a cursar la especialidad de Diseño.

El asombro ha sido generalizado entre las familias que cruzaron estos días la puerta del palacio de Camposagrado. "Les llama la atención todo, no saben que esta escuela es tan completa y quizás el nombre hace que se confunda con Bellas Artes; se cree que los estudios son más artísticos, cuando en Restauración y Conservación enseñamos química para conocer y analizar los materiales a la hora de hacer un diagnóstico de las obras", apuntó Carmen Álvarez-Rúa. En este sentido, la directora de la Escuela Superior de Arte resaltó que "los alumnos se forman en ciencias y en historia porque tienen que entender el contexto en el que se crearon las obras sobre las que van a intervenir".

Las visitas al centro con doble sede -en el palacio de Camposagrado y en Valliniello- sedujeron tanto a los posibles aspirantes a formar parte del alumnado -antes deben superar una prueba de acceso- como a los padres. Estos últimos, según Álvarez-Rúa, "sentían curiosidad por conocernos".

En el recorrido por los distintos espacios, los visitantes tuvieron la oportunidad de entrar en las aulas -"con una disposición poco convencional", manifiesta la directora- y hablar con los docentes. "Valoraron mucho la estrecha relación que se establece entre profesor y alumno debido al reducido número de estudiantes, observó. Una duda planteada por las familias tuvo que ver con los bachilleratos y si los que proceden del artístico tienen ventajas sobre el resto. "Es cierto que si no se tuvo contacto con el arte o la historia del arte puede costar un poco superar la prueba de acceso, pero no es un impedimento", concluyó Carmen Álvarez-Rúa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine