Blog 
Terminado, el libro empieza
RSS - Blog de  Barroso Crespo

El autor

Blog Terminado, el libro empieza -  Barroso Crespo

Barroso Crespo

He vivido siempre entre palabras como periodista, documentalista, escritora ocasional y eterna aspirante a bibliotecaria.

Sobre este blog de Cultura

El escritor Carlos Fuentes da título a este blog porque esa frase es certera. Tras la labor del escritor, comienza la de cada lector que reinterpreta el libro y lo hace suyo. En este espacio quiero co


Archivo

  • 26
    Mayo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    libros Literatura Portugal Pessoa Saramago cultura portuguesa

    Buscar y reconocerse en la Feria del Libro de Madrid

    Un caballero de rostro concentrado y sombrío, bigotito recién recortado y traje negro, camina despacio entre la multitud. Se ajusta el sombrero hasta rozar el borde de sus gafas y, aturdido, baja la mirada: incontables pies se mueven a su alrededor y se agolpan entre las casetas y los libros que las adornan. El ruido es incesante; el murmullo de voces, festivo y acalorado. La curiosidad del caballero de negro por la palabra escrita no es suficiente; quiere huir, pero algo le impide desaparecer del todo. Se siente en otro mundo, en otro tiempo que no es el suyo, entre gentes que vagan sin verle, hasta que se reconoce en un gran cartel, una imagen verdosa y oscura de su melancólica figura bajo un poema que habla del dolor del poeta, de su dolor.

    Buscar y reconocerse en la Feria del Libro de Madrid

    Y sigue viendo su triste figura en ese libro y en decenas de volúmenes apilados en aquella estantería y en ese otro cartel donde aparece, por fin, una palabra familiar: Portugal. El poeta solitario, rodeado de gente, podría llamarse Álvaro de Campos, Álberto Caeiro o Ricardo Reis. Pero su verdadero nombre no es ninguno de ellos. Le llaman Fernando Pessoa, un don nadie para sí mismo, un genio para la literatura…

    “No soy nada. 
    Nunca seré nada. 
    No puedo querer ser nada. 
    Aparte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo…”

    A su espalda oye una voz que ilumina el pensamiento: “Dentro de nosotros existe algo que no tiene nombre y eso es lo que realmente somos”, le susurra otro caballero de nombre brillante, José Saramago. Ambos, a pesar del tiempo, se conocen y se reconocen.  Saramago resucitó a su compatriota en la novela soñada: “El año de la muerte de Ricardo Reis”. Juntos caminarán por la Feria del Libro de Madrid estos días, entre el tumulto de las casetas, zambulléndose en su espíritu, buscándose y reconociéndose como máximos representantes de la literatura portuguesa o como simples lectores…

    “Como cualquier otro lector, o escritor, me busco a mí mismo. Busco encontrarme en páginas, en ideas, en reflexiones, reconocer que somos algo más que esto que se presenta como "realidad". Ese sigue siendo el mayor deslumbramiento”, dice Saramago.

    En su paseo, los dos ilustres descubrirán la presencia de autores consolidados de las letras portuguesas. Compatriotas como Gonçalo M. Tavares, al que el propio Saramago señaló como su sucesor en el “trono” de la literatura lusa como posible ganador del Premio Nobel. En muchos matices, Tavares sigue su estela porque está dotado de una escritura original, revestida de ingenio, lógica y lucidez que va directa a lo esencial. Entre su obra, destaca “El barrio”, un volumen donde homenajea a grandes autores e intelectuales como Paul Válery o Bertolt Brecht a través de juegos de imaginación y reflexión que asombran, divierten y descolocan.

    Hasta el 11 de junio, la cultura portuguesa será la protagonista en la Feria del Libro de Madrid, como país invitado este año, a través de la literatura, el cine y la música. Acudirán 22 escritores portugueses y otros 7 de otros países de esta lengua, además de 60 invitados de otras actividades lúdicas y culturales.

    Y si están en Madrid o se acercan a la capital, no se preocupen. Ellos, los nuestros, no faltarán. Las grandes firmas patrias como Javier Marías, Javier Cercas, Fernando Aramburu, Dolores Redondo o Almudena Grandes estarán presentes para abarrotar las casetas de admiradores que esperan una firma (y un selfie de propina), en dura competencia de medición de fila con la avalancha de booktubers, bookgramers, influencers, periodistas mediáticos, cocineros y famosos variados que también juntan letras, para mayor gloria y provecho del sector editorial. Todo sea para que todos sobrevivan, al menos tanto como la memoria de Pessoa y Saramago.

    Y que sienta quien lee…

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook