Blog 
Tinta y Cal
RSS - Blog de Guillermo Uruñuela Álvarez

El autor

Blog Tinta y Cal - Guillermo Uruñuela Álvarez

Guillermo Uruñuela Álvarez

La crítica, la sátira y el sarcasmo hacen esta profesión apasionante. Estudiante de periodismo, cuento lo que veo y como lo veo. Por el momento no escribo para nadie, sólo para mis lectores. En mi vida siempre he tenido una pluma en la mano y un balón en los pies, pero si tiene que caer alguno, que ...


Archivo

  • 01
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Gracias Manolo

     

    El mundo del fútbol parece estar eclipsado por grandes fenómenos mediáticos llamados Pep y José, ensimismado por una orquesta sinfónica blaugrana y enloquecido por un torbellino blanco que arrasa a sus rivales tanto en el campo como fuera de él. Da la sensación que todo se reduce a ese elenco de privilegiados peloteros que nos hacen disfrutar y que son capaces de detener la crisis, el paro y el déficit, cuando se ven las caras en un terreno de juego. Creo que hasta aquí todos estamos de acuerdo, pero estos existen en parte gracias al otro fútbol. El fútbol de la bota de aluminio de seis tacos embarrada hasta las trancas.

     

    Hoy, Vega Arango ha anunciado la destitución del técnico cántabro Manuel Preciado. Manolín para todos. Un tipo entrañable. Un paisano de los pies a la cabeza como se diría en mi tierra. Después de casi seis años al frente del equipo rojiblanco ha dado lo mejor de sí y lo que es aún más importante, ha sacado un rendimiento excepcional a una plantilla quizá limitada. Pero esa no es la cuestión. Desde la lejanía pienso que el pueblo gijonés te echará de menos Manolo. Has dejado huella entre los culomollaos, cosa que estoy seguro no ocurrirá con técnicos muchos más mediáticos que tú en otras instituciones. El presidente sportinguista, entre lágrimas, exponía que el club estaba por encima de los nombres propios. Ahí se equivoca. La historia se escribe con nombres y apellidos y desde hoy, para mí como para muchos, el apellido Preciado se recordará con cariño y admiración en el Molinón.

     

    Es por esto, que quiero sumarme a tu despedida con estas breves líneas. Por esos ascenso y esas permanencias in extremis, por ser un referente del deporte asturiano, por plantar cara a Mourinho con esa “gracia” peculiar que te caracteriza. Echaremos de menos esa voz ruda propia de hombre de mar y esa mirada huidiza y melancólica después de una derrota. Muchas gracias por todo Manolo.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook