26 de junio de 2012
26.06.2012
Siero, Noreña y Llanera

Los hosteleros de la Pola aprueban la instalación de terrazas cerradas

Los empresarios consideran que la posibilidad de que se permita a los clientes fumar en un lugar resguardado será un estímulo para sus negocios

27.04.2012 | 05:34
Los hosteleros de la Pola aprueban la instalación de terrazas cerradas

«Ya era hora de que mirasen un poco para los hosteleros y que pusiesen facilidades»


<Carmen Hevia
>

Café Copáhue

Pola de Siero,


Franco TORRE


Las terrazas cerradas convencen a la mayor parte de los hosteleros de Pola de Siero. La iniciativa del Ayuntamiento de Siero de regular este tipo de terrazas mediante una ordenanza que defina el diseño y las condiciones en las cuales los establecimientos podrían instalarlas ha sido acogida con satisfacción dentro del sector, que lo ve como un posible estímulo a un consumo que, debido principalmente a la crisis, ha caído notablemente.


De hecho, ya en la víspera el presidente de la Junta de Hostelería de Lugones, Raúl Pérez, tras mantener una reunión con el alcalde de Siero, Eduardo Martínez Llosa, para debatir en torno al proyecto, había dado su aprobación, en declaraciones a LA NUEVA ESPAÑA. Ante la ausencia de representantes de la hostelería de Pola en ese encuentro, y con el ánimo de pulsar su opinión, este periódico se ha dirigido ayer a varios hosteleros de la capital del concejo, a fin de conocer su postura sobre un proyecto que está generando mucha expectación en el cuarto concejo.


«Ya era hora de que mirasen un poco para los hosteleros», señala al respecto Carmen Hevia, del Café Copáhue, cuya terraza, en pleno eje comercial, es muy concurrida. «Me parece muy bien que estén planteándose poner facilidades a la hostelería, que no sea siempre decir que no a todo», agrega la hostelera, que entiende que en esta cuestión, como en otras, se ponen trabas a los hosteleros sierenses que no se están poniendo en otros lugares.


En una línea similar se mueve Ana Belén González, que rige la vinatería La Buena Viña, en las cercanías de la estación de autobuses, que no obstante prefiere un modelo de terraza que no sea demasiado cerrado: «Me gustaría que fuese semiabierta, con una cubierta y unos quitavientos, que remarque el local pero sin tener a la gente encerrada».


Más allá de estas precisiones de diseño, González entiende que la iniciativa tiene sentido si se puede fumar en el interior, ya que ése es el gran atractivo que tienen actualmente las terrazas, habida cuenta de la prohibición de fumar dentro de los bares: «La terraza es para fumadores, y esta iniciativa será útil si permite articular el espacio, para que los fumadores puedan estar a cubierto en la terraza».


Precisamente, esta circunstancia es uno de los puntos candentes de la propuesta. Si bien el Ayuntamiento de Siero prevé que en algunas sí se pueda fumar, las leyes de sanidad podrían poner algunas trabas. Así lo entiende al menos Pedro Hevia, de la sidrería El Culetín, local emblemático de la calle Celleruelo: «Si en una terraza cerrada dejan fumar, yo dejo fumar dentro del bar».


La oposición de Pedro Hevia se fundamenta precisamente en los propios problemas que él mismo ha tenido a la hora de cerrar su terraza: «Quería poner un quitaviento, y la inspectora de Sanidad me dijo que si lo hacía no debía permitir que se fumase, porque la fachada cuenta como una pared, el quitaviento sería la segunda, y el toldo la cubierta, por lo que a efectos legales estaría cerrada». Por ello, Pedro Hevia considera que permitir fumar en las terrazas cerradas sería «competencia desleal». En todo caso, él no tiene previsto poner nada de ese tipo.


Quien sí se lo plantearía es Sonia Chacón, de El Chiringuito, local que hace esquina entre la calle del Acebo y la avenida de Gijón, en plena zona de Les Campes: «Todo lo que sea beneficioso para el negocio está bien, y más con lo mal que está todo ahora. Hay que dar facilidades a los clientes para que vengan».


Para el diseño, Chacón ve positiva la idea de imponer un diseño uniforme a todas las terrazas, ya que entiende que sería más atractivo para los clientes, y evitaría problemas entre los hosteleros.

«Sería útil si permite articular el espacio y que los fumadores estén a cubierto»


<Ana Belén González
>

La Buena Viña

«Si permiten fumar en las terrazas cerradas, yo permito fumar dentro del local»


<Pedro Hevia
>

El Culetín

«Todo lo que sea beneficioso para el negocio está bien, y más ahora»


<Sonia Chacón
>

El Chiringuito

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine