21 de noviembre de 2016
21.11.2016
Lne.es »

San Cucao remite a la jubilación

Cuarenta trabajadores de Correos se reúnen en el concejo para celebrar su retiro tras décadas de servicio a la empresa

21.11.2016 | 03:47
Los trabajadores jubilados, con Ángel Pérez, tercero por la izquierda en la fila de abajo, poco antes de la comida de homenaje.

"Tengo mucha pena por la gente; llevaba mucho tiempo con ellos, estando siempre en el mismo sitio tienes un trato muy estrecho". María Antonia Valledor Fernández, una de los trabajadores jubilados de Correos que fueron homenajeados ayer por la empresa, explicaba así cómo va a echar de menos su día a día. Y eso que su trabajo no fue fácil, especialmente al principio.

Fueron cerca de cuarenta los trabajadores de Correos de Asturias que se jubilaron este año, y la empresa les rindió ayer homenaje con una comida en San Cucao, a la que asistió el director de zona Ángel Pérez Pérez. En la celebración había todo tipo de trabajadores, tanto carteros como personal de las oficinas.

María Antonia Valledor llevaba nada menos que 45 años de oficio. "Estuve muchos años repartiendo andando o en bicicleta, hasta que empecé a repartir en coche", explicó, y recordó con especial cariño lo mucho que la gente tiraba de ella para traer o llevar cosas cuando el acceso a los medios de transporte no era como es ahora. "La gente cogía confianza y te pedía muchos favores: yo los hacía encantada", dijo. El trato y las condiciones del trabajo han cambiado mucho en todos estos años, al igual que lo ha hecho la sociedad asturiana, aseguró la cartera.

Otra trabajadora que estaba encantada, aunque reconoce que después de tantos años el cansancio se acumula, es María Pilar Álvarez, de Pola de Lena, que entró en Correos en 1978 y que estuvo primero en Oviedo y, desde 1986, en su propio pueblo.

En su caso, se trataba de una trabajadora de la oficina de Correos, siempre de cara al público, para quien, dicen, nunca le faltaba un gesto amable o una sonrisa. De hecho, cuenta que hubo un hombre que se enfadó con un compañero y al día siguiente llegó a la oficina dispuesto a protestar, y cuando vio que no era él sino María Pilar quien lo iba a atender, le dijo "yo vengo a reñir y contigo no hay manera". Sus compañeros aseguran que la gente la echará de menos.

Todos los homenajeados ayer se sintieron agradecidos con la empresa. Consideran que los ha tratado bien, y en este encuentro han tenido ocasión de intercambiar impresiones respecto a su carrera en Correos ahora que la vida los llevará por otro camino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Centro

Repoblación de almejas en la ría, el pasado junio.
Los mariscadores de Villaviciosa: "Hay que tratar la ría como a un enfermo grave"

Los mariscadores de Villaviciosa: "Hay que tratar la ría como a un enfermo grave"

"Cada vez va a peor", advierte el colectivo, que pide concentrar las actuaciones para combatir la...

"En el deporte queda mucho por hacer", avisa el nuevo club de gays de Siero

"En el deporte queda mucho por hacer", avisa el nuevo club de gays de Siero

"Mucha gente esconde su condición sexual por miedo a ser rechazada", explica Irwin Villamil en la...

Noreña aporta su experiencia en participación

Noreña aporta su experiencia en participación

Una representación del grupo de participación infantil de Noreña integrada por los alumnos Víctor...

La Fresneda pinta sus doce paradas de autobús

La Fresneda pinta sus doce paradas de autobús

La empresa adjudicataria de la señalización en Siero satisfizo en la última semana una demanda...

Clásicos de récord en Valdesoto

Clásicos de récord en Valdesoto

El Rally Valdesoto de coches clásicos de más de 25 años de matriculación celebró ayer su...

Viella se lanza a la pista

Viella se lanza a la pista

Medio centenar de personas participa en la jornada de puertas abiertas de bailoterapia de la...

Enlaces recomendados: Premios Cine