El peor día en Pumarín

La derrota (60-83) del Unión Financiera ante el Peñas Huesca es la peor en casa del equipo ovetense desde que juega en LEB Oro

05.01.2016 | 03:43
Dan Trist, con el balón, durante el partido del domingo ante el Peñas Huesca en Pumarín.

Pumarín tuvo días difíciles desde que el Unión Financiera llegó a la LEB Oro, pero ninguno tan duro como el del domingo ante el Peñas Huesca. La sufrida ante los aragoneses es la peor derrota de los ovetenses desde que llegaron a la segunda categoría del baloncesto español. El marcador final fue 60-83, una diferencia de 23 puntos que superaba la que le endosó (59-79) la temporada pasada el poderoso Burgos en la novena jornada.

El éxito del Unión Financiera la primera temporada, en la que llegó a las semifinales por el ascenso a la ACB, estuvo sustentada en su fortaleza como local. Los ovetenses debutaron en la LEB Oro sufriendo sólo dos derrotas en casa en toda la temporada. Las mismas que lleva ya en la actual. Ahí nació el conocido "efecto Pumarín", con un equipo que se especializó en ganar partidos en el último segundo. Algunos de un mérito enorme, como el logrado (81-79) ante el Andorra de Jordi Trías, y otros simplemente increíbles, como el que le levantaron en siete décimas de segundo al Cocinas.com (76-75).

Al conjunto ovetense le tocó vivir la pasada temporada la otra cara de la moneda y los partidos que otras veces caían del lado local se fueron para el visitante. Así, sumaron nueve derrotas en casa, la mayoría de ellas con marcadores ajustados. Los malos resultados en Pumarín fueron la principal causa de que el equipo no lograra dar un paso más allá del objetivo de la permanencia y alcanzara los play-off de ascenso.

Las sensaciones esta temporada en Pumarín habían vuelto a ser muy positivas. Los ovetenses tan solo habían cedido una derrota en casa: la que sufrieron ante el líder Palencia (68-74) en un partido en el que rindieron a muy buen nivel. El resto habían sido victorias en las que Jordan Swing se había erigido como protagonista y héroe de la grada.

Nada hacía presagiar lo que sucedió el domingo. Con Swing desaparecido, el equipo se quedó sin ideas y fue arrollado por un gran Peñas Huesca. Un equipo joven que dio una cura de humildad a un Unión Financiera que vio acentuados algunos de los defectos que le vienen acompañando esta temporada. Un equipo irregular, capaz de lo mejor y de partidos como el del domingo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine