Bonos y renta fija, desintermediación, "banca en la sombra" y temor a las tecnológicas

03.01.2016 | 01:08

El sector financiero afronta algunos otros riesgos que debe sortear. La caída de la rentabilidad de la deuda soberana (incluso a tipos negativos en letras a corto plazo) a causa de las compras masivas por el BCE ha mermado a la banca una de las fuentes de ingresos que le permitieron aliviar su cuenta de resultados en los peores momentos de la crisis. Aunque los bancos han reducido por ello el volumen de bonos del Estado y otros títulos de renta fija en sus carteras, el riesgo futuro al que se enfrentan es la depreciación de esos valores cuando los bancos centrales normalicen su política monetaria. Entonces subirán los tipos, bajarán los precios y los títulos antiguos se devaluarán. El FMI alertó en octubre del riesgo de que este deterioro del valor de las carteras por una crisis de liquidez en los mercados (que no haya demanda) dañe la solvencia de las entidades financieras y que se propague como crisis bancaria.

La banca española encara a su vez la exigencia de que reduzca su peso en la financiación a la economía. Mientras en EEUU más del 70% de la financiación a empresas procede de fuentes no bancarias, en Europa sólo es el 50% y en España baja al 30%. Esta dependencia de la banca, junto con el elevado endeudamiento privado, explican que el colapso del crédito bancario internacional en septiembre de 2008 golpeara con más contundencia a España. La desintermediación que pretenden las autoridades conlleva una renuncia a cuota de mercado y esto será una presión adicional sobre la banca.

Amén de la aparición de mercados alternativos al crédito, la banca ve con inquietud la competencia de la "banca en la sombra" (no sometida a las mismas reglas) y la irrupción de las empresas tecnológicas ("fintech") en algunos segmentos de su negocio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine