La plantilla de Arcelor-Mittal recupera las condiciones laborales que perdió con la crisis

Empresa y sindicatos pactan un convenio por el que los trabajadores volverán a cobrar un salario fijo, tendrán un plus por objetivos y se restablecerá la antigüedad

16.01.2016 | 11:55
La plantilla de Arcelor-Mittal recupera las condiciones laborales que perdió con la crisis

Los trabajadores de Arcelor-Mittal recuperarán las condiciones laborales amputadas por la crisis. La dirección de la multinacional en España y los sindicatos firmaron en la mañana de ayer un preacuerdo que recoge las dos principales reivindicaciones de la plantilla: acabar con el tramo variable del sueldo, que se tradujo en recortes durante tres años, y poner límites a la flexibilidad horaria que condicionaba el disfrute de las vacaciones. Las centrales no consiguieron los objetivos de subida salarial que perseguían -finalmente el aumento será del 0,5% en 2016, del 1% en 2017 y del 1,5% en 2018-, pero sí conquistaron un incentivo de hasta el 1% más si se cumplen objetivos.

Después de una noche en vela en la oficinas de la multinacional siderúrgica en el barrio madrileño de Villaverde, la comisión negociadora del VI acuerdo marco de Arcelor-Mittal firmó a la seis de la mañana de ayer un preacuerdo que establece las condiciones laborales para los próximos tres años y que ahora deberá ser ratificado por cada uno de los sindicatos. Las centrales, a las puertas de un proceso electoral en la empresa, se mostraban ayer satisfechas con el pacto, alcanzado tras más de dos meses de negociaciones y con la amenaza de movilizaciones sobre la mesa .

"Con este acuerdo cerramos un círculo. Volvemos, prácticamente, a la situación laboral que había hace tres años, antes de que la crisis nos obligara a realizar sacrificios y solicitar la confianza de los trabajadores para superar aquella situación sin despidos e incorporando nuevos trabajadores", afirmó ayer Iñaki Malda, miembro de la comisión negociadora en representación de MCA-UGT. Desde CC OO de Industria se destacó que el acuerdo "zanja dos cuestiones que eran prioritarias. Por un lado se retira la variabilización salarial, un concepto por el que los trabajadores habían perdido una media de 6.000 euros durante los últimos tres años, y por otro humaniza la distribución irregular de la jornada, al otorgar al trabajador mayor capacidad para gestionar su tiempo". Según Pedro Cancio, representante de USO en la mesa de negociación, "el acuerdo recoge las principales demandas de los sindicatos y no tiene aspectos negativos para la plantilla". Sus principales puntos son:

Fin del sueldo variable. Los cerca de 9.500 trabajadores de la compañía siderúrgica -de los cuales la mitad trabajan en las factorías asturianas- volverán a tener un salario fijo. Se acabó el tramo variable aprobado hace tres años y que estaba vinculado a los resultados económicos, al absentismo laboral, al número de accidentes y al cumplimiento de los objetivos de atención al cliente. La aplicación de ese tramo variable del sueldo -que en el último año fue del 8,5%- se tradujo constantemente en pérdidas económicas para la plantilla. Por ese motivo, su eliminación era una de las principales reivindicaciones de los sindicatos y uno de los principales puntos de conflicto durante la negociación del acuerdo marco, ya que la empresa se negaba a retirarlo argumentando que aún no se habían despejado los nubarrones en el sector del acero ante la feroz competencia china. Finalmente la multinacional cedió en este punto y con el nuevo acuerdo los trabajadores cobrarán íntegro su sueldo todos los meses.

Incremento salarial fijo. Las tablas salariales experimentarán una subida del 0,5% en 2016, del 1% en 2017 y del 1,5% en 2018. El incremento cada año es un punto inferior al que reclamaban inicialmente los sindicatos, que redujeron sus pretensiones ante la postura de la compañía, que al principio pretendía congelar los salarios este año y sólo aceptar aumentos en 2017 y 2018 vinculados a objetivos. Finalmente se acordó una solución intermedia con subidas anuales fijas que en todos los casos están por debajo de la subida del pasado año, que fue del 2%.

El incentivo. Además del incremento de salario fijo, el acuerdo marco también recoge un incremento variable adicional de hasta el 1% vinculado a objetivos. El 50% estaría ligado a los resultados económicos (en concreto al EBITDA) y el otro 50% a la productividad y al cumplimiento de los contratos relevo. El incremento salarial variable no será consolidable, aunque con carácter excepcional en enero de 2017 se incrementarán las tablas salariales en el porcentaje de consecución correspondiente a la productividad de 2016.

Recuperación de la antigüedad. En el anterior acuerdo marco habían quedado suspendidos los abonos vinculados al cumplimiento de nuevos quinquenios o trienios. Con el nuevo acuerdo marco queda anulada la suspensión. Se pagará la antigüedad y se computará el tiempo transcurrido de forma que cada trabajador quedará en igual situación que si la suspensión no se hubiera producido, sin que ello suponga el abono de atrasos.

Prejubilaciones. A los trabajadores que cumplan 61 años durante la vigencia del acuerdo marco (los nacidos en 1957, 1958 y 1959), la empresa seguirá ofreciéndoles la jubilación parcial vinculada a la firma simultánea de un contrato relevo. Los sindicatos calculan que durante los tres años de vigencia se prejubilarán más de 500 trabajadores que serán suplidos por nuevos trabajadores.

Contratos eventuales. Durante la vigencia del acuerdo marco Arcelor-Mittal garantizará la contratación anual de un mínimo de 100 trabajadores eventuales en el Clúster Asturias (que además de las factorías de Avilés y Gijón incluye la de Etxebarri en el País Vasco). Por lo tanto entre 2016 y 2018 se incorporarán un mínimo de 300 trabajadores eventuales.

Flexibilidad de la jornada. Fue otro de los principales puntos de colisión en las negociaciones. Finalmente la dirección de la empresa podrá disponer de una bolsa de hasta 40 horas por trabajador (la mitad que en el anterior acuerdo) para adaptarse a las necesidades de la producción. No obstante, esas horas no se podrán utilizar para establecer el calendario de vacaciones y se mantendrá el régimen de turnos durante todo el año. Los sindicatos destacaron que con esas medidas "se acaba con la utilización arbitraria de la bolsa de horas". Cuando sea necesario, las vacaciones se fraccionarán en dos periodos, uno de 20 días en los meses centrales del año y otro de 10 fuera de esas fechas.

Horas extraordinarias. Empresa y sindicatos acordaron establecer medidas de cara a lograr un mayor control de las horas extraordinarias para una reducción real y efectiva de las mismas.

Inversiones. El acuerdo también señala que la multinacional detallará las inversiones previstas para Asturias (la modernización de la acería LD-III de Avilés, la reconstrucción de las baterías de coque de Gijón, la ampliación del tren de carril...) definiendo plazos de ejecución e inversión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35

Enlaces recomendados: Premios Cine