11 de enero de 2018
11.01.2018
Diálogos en Fruela con LA NUEVA ESPAÑA

Claves para retener el talento más allá del sueldo

Cada vez más empresas asturianas ofrecen a sus empleados "retribuciones emocionales" para que se sientan a gusto - Los incentivos van desde medidas de conciliación a planes de pensiones, pasando por actividades deportivas

11.01.2018 | 03:50
Por la izquierda, Constantino Martínez, María Eugenia Bausili, Pablo Junceda, Ángeles Rivero, directora de LA NUEVA ESPAÑA, Jaime Viladomiu y Jaime de Nardiz, bajo un cuadro de Evaristo Valle en la sede histórica del Herrero en Oviedo.

En una economía globalizada, el talento no sólo se retiene engordando los sueldos. Las grandes empresas, pero también las pymes, son conscientes de que el trabajador cada vez valora más otros aspectos como la flexibilidad horaria, las medidas de conciliación, los planes de pensiones y, sobre todo, sentirse valorados. De ahí la creciente importancia de la gestión de las personas y de los equipos. De las buenas prácticas se habló ayer en el segundo de los "Diálogos en Fruela con LA NUEVA ESPAÑA", centrado en "Empresa saludable y planes de pensiones de empleo" y que fue organizado por el Banco Sabadell-Herrero con la colaboración del periódico.

El debate, celebrado en la sede histórica del banco en Oviedo, contó con la participación de Jaime Viladomiu, director de previsión empresarial del Banco Sabadell; Pablo Junceda, director general del Sabadell-Herrero, empresa premiada por la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) por su gestión de recursos humanos en 2017; Jaime de Nardiz Pérez de Miguel, manager área Diagnóstico y Lista de Great Place to Work (GPTW); María Eugenia Bausili, responsable de Formación y Comunicación Interna de Capsa, empresa premiada por FADE por su gestión de recursos humanos en 2016, y Constantino Martínez, empresarios y vicepresidente en funciones de FADE. El debate fue moderado por Ángeles Rivero, directora de LA NUEVA ESPAÑA, que apuntó que el tema a tratar era "muy inspirador para el inicio del año".

Pablo Junceda abrió las intervenciones destacando la importancia "de la gestión diferente de las personas" y apuntó que "un líder que no dedique, al menos, la mitad de su tiempo a los clientes y a la gestión del personal se equivoca". El director general del Sabadell-Herrero señaló que la retención del talento en Asturias depende, en buena parte, de la "retribución emocional" e incluso de que las empresas piensen en el día en el que sus empleados se van a jubilar. Junceda auguró que llegará un momento en el que las grandes compañías tendrán en cuenta, para su ubicación, la calidad de vida que puedan dar a sus trabajadores. "Hay que enseñar por el mundo que Asturias es un buen sitio para trabajar", señaló Junceda, que apuntó que la mejora de la satisfacción de los empleados "es una seña de identidad" del Banco Sabadell. "Nuestra marca es la tecnología, los productos, pero, sobre todo, las personas", destacó.

Los premios de FADE

Constantino Martínez, vicepresidente en funciones de FADE, señaló que en la patronal asturiana y en las empresas de la región "hay una preocupación cada vez mayor por la gestión de los recursos humanos" y en esa línea destacó la iniciativa de FADE de premiar las mejores prácticas. Martínez apuntó que "el talento es difícil de crear, pero también de retener en una economía cada vez más globalizada" y en el actual contexto de recuperación económica. Él apostó por la utilización del término "fidelización" del empleado en vez de retención. Ello implica una posición activa por parte de los empresarios, pero también de los directivos y mandos intermedios "que en ocasiones carecen de la concienciación y capacitación necesarias para hacer equipo".

A ayudar a las empresas a gestionar los recursos humanos se dedica la consultora Great Place to Work, que también elabora las conocidas listas de mejores lugares para trabajar a partir de un índice de confianza elaborado desde el análisis de 82 factores. "La empresa que mejor resultado ha obtenido en España es Liberty, donde la voz del empleado se ha convertido en estrategia", señaló Jaime de Nardiz Pérez de Miguel, manager área Diagnóstico y Lista de Great Place to Work, que apuntó que las empresas que obtienen un mayor índice de confianza crecen más "porque cuidar a las personas, sin perder la orientación a resultados, es una estrategia muy válida y además sostenible". De Nardiz señaló que medir el ambiente de un lugar de trabajo ayuda a tomar decisiones empresariales que permiten anticiparse desde el punto de vista de los recursos humanos. Conocer, por ejemplo, el ambiente de una tienda concreta de una cadena de establecimientos permite adoptar medidas de mejora (por ejemplo una formación específica) de cara a una época importante como puede ser una campaña de Navidad. "Convertimos una idea en una estrategia y, a partir de ella, en un plan de acción", señaló el manager de Great Place to Work, que añadió que "la mayoría de las compañías cometen el error de no conocerse y nosotros siempre recomendamos que sean los propios trabajadores los que listen lo que hay en la empresa" desde el punto de vista de recursos humanos. Eso sí, también es esencial "que los líderes inspiren".

El ejemplo de Capsa

Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), al igual que Sabadell-Herrero, ha sido reconocida por FADE por su gestión de los recursos humanos. "Nos presentamos al premio porque el reconocimiento externo es importante, pero también para testar lo que estamos haciendo", señaló María Eugenia Bausili, responsable de Formación y Comunicación Interna de Capsa, que destacó que la compañía de alimentación tiene políticas integrales de gestión de los recursos humanos que van desde los programas de prácticas y becas a universitarios a la salida de la compañía, pasando por el acompañamiento de la trayectoria profesional con diferentes acciones para atender las necesidades del personal y que van en la línea de aportar una salario emocional. En ese marco se encuadran los planes de carrera, principalmente para los más jóvenes que se incorporarán a los puestos de gestión; las iniciativas en materia de salud y bienestar para empleados y sus familias (programas para dejar de fumar y mejorar la alimentación, escuela de espalda, celebración de la Semana de la Salud, actividades de ejercicio físico en la empresa como pilates y zumba...), y las medidas de igualdad y conciliación (con certificación como empresa familiarmente responsable e iniciativas como "Días sin cole", en los que los hijos de los trabajadores pueden realizar actividades dedicadas para ellos en la empresa en días no lectivos pero laborables). "Cuando un empleado se siente valorado lo mejor de él tiene más posibilidades de salir. Así es más fácil retener talento y que aflore y despunte", señaló María Eugenia Bausili, que también destacó la importancia de la formación en materia de liderazgo que reciben los mandos de la empresa.

Mayor movilidad

Dentro de esa "retribución emocional" que "fideliza" al personal de una compañía también se incluyen los planes de pensiones de empleo y a ellos se refirió Jaime Viladomiu, director de previsión empresarial del Banco Sabadell. "La movilidad laboral cada vez es mayor y de ahí la importancia de la retribución emocional. Si a ello añadimos la preocupación por el futuro de las pensiones no es de extrañar que cada vez más grandes empresas, y también pymes, ofrezcan a sus trabajadores sistemas de previsión para cuando llegue la jubilación y que complementen la pensión pública", afirmó Jaime Viladomiu, que apuntó que "no pensamos que el sistema público esté en quiebra, pero la cobertura cada vez será menor y por contra el periodo de jubilación mayor por el aumento de la esperanza de vida".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

IBEX- 35


Enlaces recomendados: Premios Cine