24 de junio de 2012
24.06.2012

Valencia despedirá al menos al 40% de los empleados de las empresas públicas

El PSOE llama a los ciudadanos a ejercer el «derecho a defenderse» de los recortes con «movilizaciones»

24.04.2012 | 05:19
La ministra de Fomento, Ana Pastor, y Fabra, ayer, en Valencia.

Valencia, Agencias


El Gobierno valenciano despedirá a entre el 40% y el 50% de los empleados de las empresas públicas al considerar que la actual situación de éstas es «insostenible». Lo anunció ayer el vicepresidente de la Generalitat, José Císcar, tras reunirse con los grupos del Parlamento autonómico para presentarles el expediente de regulación de empleo (ERE) que se aplicará a los trabajadores de la Radio Televisión Valenciana (RTVV), que estará elaborado en junio o julio.


Císcar explicó que esta drástica reducción de puestos de trabajo se enmarca en el «nuevo modelo de Administración» propuesto por el presidente, Alberto Fabra, y que obliga a «adelgazar el sector público empresarial».


El vicepresidente autonómico agregó que la Generalitat pasará de tener 46 empresas públicas, entidades de derecho público o fundaciones, a «aglutinar» todo el sector público empresarial en seis entes. Además, aclaró, la reducción de personal -que afectará «exclusivamente al sector público empresarial»- no tiene por qué hacerse a través de ERE en su totalidad, ya que algunas empresas públicas «se pueden privatizar y los puestos de trabajo pasarían a la empresa privada».


Císcar afirmó que el Gobierno valenciano «no está recibiendo ningún tipo de presión para evitar ningún despido» y que los procesos serán «objetivos y transparentes, atendiendo a las necesidades de cada empresa pública y pensando en la viabilidad».


El portavoz socialista en la Cámara regional, Antonio Torres, señaló que una parte del sector público «es improductiva» y, en muchos casos, «ha servido única y exclusivamente para propaganda del Gobierno valenciano». En la misma línea se expresó el portavoz de Compromís en el Parlamento autonómico, Enric Morera, para quien «no deben pagar justos por pecadores».


Con respecto a la RTVV, el vicepresidente valenciano destacó que «la nueva realidad audiovisual y socioeconómica de hoy en día aconseja cambiar de modelo» de radio y televisión públicas, dado que el que existe data de finales de la década de los 80 y principios de los 90 del pasado siglo.


Por otro lado, el consejero valenciano de Economía, Máximo Buch, anunció en Castellón que en el plazo de dos meses el Gobierno de la comunidad tendrá ya listo un plan para pagar los 800 millones de deuda que acumula en concepto de atrasos de ayudas a las consejerías.


Entre tanto, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, reclamó al Ejecutivo de Mariano Rajoy que «recorte menos y que se corte un poco más» en sus decisiones, que están empobreciendo «vertiginosamente» a la sociedad, y advirtió: «O paramos al Gobierno del PP en esta deriva o va a parar a la sociedad española». Dicho lo cual, consideró que la sociedad española y la «familia media» tienen «derecho a defenderse», también con «movilizaciones en la calle», de las medidas que está tomando el Gobierno del PP y para las que, a su juicio, sus votantes no les dieron «permiso».


El líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, fue aún más allá y pidió a su partido que haga algo más que «denunciar» los recortes. «A medidas muy duras no puede haber respuestas débiles, debe haber respuestas duras», advirtió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine