El gigante de los supermercados raciona el arroz en EE UU por su escasez en el mercado

l La carestía provoca la primera restricción alimentaria en la historia del país l Brasil deja de exportarlo l Los biocombustibles, responsables

 
Un grupo de personas aguarda para conseguir una de las raciones de arroz gratis que da un partido político indonesio en Yakarta.
Un grupo de personas aguarda para conseguir una de las raciones de arroz gratis que da un partido político indonesio en Yakarta. efe

WashingtonEl repunte en los precios de los alimentos, con su correlato de escasez, que ha provocado revueltas en distintos países del mundo, se ha trasladado a EE UU, donde cadenas como Wal-Mart y Costco han impuesto límites en la venta de algunos productos como el arroz, en una medida de restricción alimentaria, informa «Efe», que carece de precedentes en la historia del país.En el caso de Wal-Mart, la medida afecta por el momento sólo a los centros Sam's Club, de venta en grandes cantidades y de los que es necesario ser socio, al igual que ocurre con Costco.Wal-Mart señaló en un comunicado divulgado el miércoles del que se hizo eco ayer la prensa local que tiene «arroz suficiente» para los miembros de Sam's Club, pero puntualizó que había decidido limitar la venta de arroz como una medida «preventiva». A partir de ahora, los clientes de esos centros no podrán comprar más de cuatro bolsas de nueve kilos de arroz blanco importado en cada visita.Costco anunció esta semana que la demanda de harina, arroz y algunos aceites se ha disparado y apuntó que en algunas de las tiendas de la cadena las ventas de arroz se han limitado a dos bolsas por día. La compañía asegura que por el momento no planea imponer la restricción a nivel nacional.EE UU hace frente a la peor inflación alimentaria desde 1990, según recuerda en su edición de ayer el diario «Los Angeles Times», que apunta que los precios de los alimentos aumentan a un ritmo anual del 5 por ciento. Según el rotativo californiano, los restaurantes y pequeños minoristas son los que han protagonizado la mayoría de las compras en masa ante la expectativa de que los precios sigan subiendo.Mientras, en Brasil, el Gobierno suspendió ayer las exportaciones de arroz con origen público y pedirá al sector privado que haga lo mismo, en un esfuerzo por defender el mercado interno y contrarrestar las alzas de precios del cereal, informó el ministro de Agricultura, Reinhold Stephanes. «Como Brasil posee un excedente muy pequeño, es mejor guardar para el mercado interno», dijo el ministro a periodistas en Brasilia tras un acto oficial.Brasil exporta 800.000 toneladas anuales de arroz, dijo el ministro, quien explicó que entre los mecanismos que pueden ser usados para restringir los envíos figuran los aumentos de tarifas de embarque. El ministro dijo que el Gobierno está preocupado con el abastecimiento del mercado interno en los próximos meses, pues el cereal ha alcanzado precios récords en los mercados internacionales y cada día es más difícil importar.La prestigiosa revista médica británica «The Lancet» afirma en un editorial de su último número que el cambio climático, los subsidios agrarios y, sobre todo, los cultivos destinados a combustibles biológicos son los principales factores que influyen en la crisis alimentaria que afecta al mundo.La revista insta a los gobiernos a abordar estos asuntos para paliar la crisis desatada por el aumento del precio de los alimentos. El trigo y el arroz aumentaron sus precios en 2007 en un 130% y un 120%, lo que ha causado hambrunas y hundido en la pobreza a millones de personas en el mundo, señala «The Lancet».La revista apunta que, en su intento de ser autosuficiente en biocarburantes, EE UU subvenciona la producción de etanol, que se obtiene, entre otras cosas, del maíz, un cultivo al que se ha dado prioridad en ese país. El volumen de maíz consumido actualmente por los vehículos en EE UU «cubriría las necesidades de importación de 82 países» en los que falta comida, denuncia la publicación.

Enlaces recomendados: Premios Cine