Medio millar de trabajadores bloquea el acceso a Ence para pedir aparcamientos

La empresa se compromete a buscar más plazas en una reunión con los empleados

23.05.2008 | 00:00
Los obreros, ayer, concentrados a las puertas de la papelera, en Navia.
Los obreros, ayer, concentrados a las puertas de la papelera, en Navia.

Navia, Sergio PÉREZ


Alrededor de quinientos trabajadores pertenecientes a las empresas subcontratadas que trabajan en la ampliación de la papelera de la factoría de Ence en Navia se manifestaron ayer en la entrada de las instalaciones de la fábrica consiguiendo paralizar la entrada de camiones y vehículos a lo largo de toda la tarde.


La manifestación, que se prolongó por espacio de varias horas, consiguió colapsar la carretera que conduce a la fábrica y originó retenciones de medio kilómetro. Fue necesaria la intervención de la Guardia Civil para desbloquear la situación, que amenazaba con colapsar Navia y obligó a los camioneros que esperaban su entrada a mover sus vehículos. El motivo de la concentración, que dio inicio hacia las tres de la tarde, era demandar a la dirección de la empresa la adecuación de un aparcamiento cercano a las instalaciones. Con los trabajos de ampliación y en previsión de la llegada de un importante número de trabajadores, la dirección de la fábrica habilitó un gran parking, con cuya ubicación y condiciones no están de acuerdo los trabajadores. «Está a un kilómetro y medio, el asfalto está echado de cualquier manera y rompe todos los coches, y cuando llueve se embarra», denunciaron los concentrados, quienes también demandaron a la empresa la instalación de un paso de peatones que permita cruzar la carretera AS-25, que separa la fábrica del parking, con mayor seguridad.


Los trabajadores aseguran que en el interior de la fábrica existen explanadas libres que se podrían habilitar como aparcamiento, «pero la dirección se niega». Muchos de los trabajadores estacionaban sus coches en zonas no permitidas por la empresa, que como medida de sanción, tras varios avisos, habría retirado tarjetas de entrada a estos trabajadores. «Pero la gota que colmó el vaso ha sido hoy cuando se la quitó a diez compañeros y si no tenemos esa tarjeta, no trabajamos y no comemos», relató un trabajador. Los movilizados aseguran que llevan dos meses tratando de solucionar el problema con la dirección de Ence, sin que hasta ayer se llegase a un acuerdo. Gracias a esta medida, el encuentro se produjo y la empresa se comprometió a habilitar adecuadamente los aparcamientos existentes.

Enlaces recomendados: Premios Cine