La familia de Fraternidad acompaña el 2016

La entidad tapiega dedica su calendario anual, que edita para darse a conocer, a los usuarios con discapacidad y a sus familias

09.12.2015 | 04:33
en familia. De arriba abajo, Damián López con su hermana, María Moledo con su familia, y Eva Martínez con sus sobrinas. A la izquierda, la franquina Rebeca Fernández con sus sobrinas, en la imagen que es la portada del calendario.

La amplia sonrisa de la franquina Rebeca Fernández abrazada por sus sobrinas es mucho más que una foto familiar. La imagen ilustra la portada del calendario que la asociación Fraternidad edita cada año para dar a conocer su trabajo al frente del Centro de Apoyo a la Integración (CAI) de Villamil (Serantes). Este año las familias de los usuarios son las protagonistas de esta cuidada edición.

El presidente de Fraternidad, Jaime F. Pola, es también el encargado de las fotografías del calendario, una misión a la que se dedica desde hace más de un lustro. Explica que este año su objetivo era capturar en cada foto el amor de la familia: "Tratábamos de fotografiar el amor y el cariño familiar y creo que lo conseguimos".

En cada edición plantean una temática y un enfoque diferentes. Así, en el calendario de 2013 los protagonistas fueron los voluntarios y docentes del CAI, y en el de 2014 fueron los propios usuarios, con la supervisión de Pola, los que hicieron las fotos a sus compañeros y en el de este año se aprovechó para presentar la residencia de Fraternidad, un equipamiento único en el Noroccidente.

Para elaborar el calendario de este año se hizo un sorteo para elegir a los usuarios protagonistas de cada mes y, a continuación, ellos mismos escogieron a la persona con la que querían posar. Hermanos, sobrinos y padres aparecen en las instantáneas, en unas fotografías llenas de ternura.

Pola explica que cuando la directora del centro, Inés Fernández, le planteó fotografiar a las familias temió que fuera complejo coordinar a todos los participantes. Sin embargo, fue más fácil de lo previsto y en dos sesiones se tomaron todas las imágenes.

Se ha hecho una tirada de 600 calendarios, que se pueden adquirir en diferentes negocios de la comarca al precio de cinco euros. Más que la recaudación, insiste la entidad, la importancia del calendario es difundir el trabajo que se hace en el CAI. "Es importante que la gente conozca más la entidad y seguir trabajando en sensibilizar a la gente sobre la discapacidad", precisa Pola.

La directora del CAI, Inés Fernández, incide en la importancia del calendario y en la buena acogida que tiene cada año: "La verdad es que tiene mucho éxito y gustó mucho la idea de dedicarlo este año a las familias".

El centro trata de afrontar el fin de año con ilusión, pese a los problemas, como el impago por parte de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales y, desde mayo, del servicio de transporte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine