09 de septiembre de 2017
09.09.2017

La apertura de la autovía este mes, en el aire, sin avances en Doriga-Cornellana

El Ministerio de Fomento fijó septiembre como fecha de entrada en servicio del trayecto, que acumula un gran retraso tras pararse en 2010 por la crisis

09.09.2017 | 04:14
Los operarios trabajan en la mediana de la futura autovía, en el entronque con el viaducto de Doriga (Salas).

El escaso avance de las obras del tramo Doriga-Cornellana de la Autovía del Suroccidente (A-63) deja en el aire su apertura este mes de septiembre, como tenía previsto el Ministerio de Fomento. El titular, Íñigo de la Serna, supervisó la construcción del tramo el pasado diciembre. Ese mismo día, fuentes del Ministerio ofrecieron una fecha de apertura del estos 2,3 kilómetros de vía de alta capacidad: septiembre de 2017.

Pero en la zona, dado el aspecto de los trabajos, dudan de que se pueda cumplir este fecha. El Ministerio de Fomento tampoco se ha puesto en contacto con las administraciones competentes (ayuntamientos) para preparar los actos de apertura o informar de la fecha.

Con todo, este tramo de autovía es muy esperado en Salas. Está llamado a comunicar una localidad importante del concejo, Cornellana, con Doriga, donde ya llega el enlace hasta Oviedo a través de autovía.

Los empresarios se han quejado en varias ocasiones por el retraso de esta obra. Con el avance de la autovía 63, algunas compañías asentadas en Salas, Cornellana y el polígono industrial de La Espina esperan ganar en competitividad. Será más fácil y rápido salir y llegar a estos tres enclaves del concejo de Salas a través del centro asturiano.

En la actualidad, si se viaja desde Salas a Oviedo hay que recorrer un tramo sinuoso y peligroso de la carretera nacional 634 para acceder al corredor del Narcea. Desde el cruce de Cornellana también se viaja por carretera secundaria (AS-15) hasta el enlace con Doriga. Un que vez que se abra el tramo Doriga-Cornellana se evitará este rodeo. Según el Alcalde de Salas, Sergio Hidalgo, "se ahorrarán tiempo y riesgos".

Las obras de esta autovía que comunicará el suroccidente asturiano con el centro del Principado se paralizaron en 2010, durante la campaña de recortes en obra civil que puso en marcha el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero debido a la crisis. Los trabajos se retomaron en 2015.

El tramo tendrá 2,3 kilómetros de longitud, un puente de 875 metros y una velocidad recomendada de 80 kilómetros por hora en todo su trazado. La inversión, según Fomento, es de 37.484.330,07 euros. Más retrasado que este tramo va Cornellana-Salas, con sólo el 40% de proyecto ejecutado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine