23 de mayo de 2012
23.05.2012

Un ganadero, penado con cárcel por provocar un incendio en el Naranco

B. G. L. ha sido condenado a seis meses por iniciar
un fuego en La Manzanal que arrasó 13,61 hectáreas

23.03.2012 | 04:41

Pablo GONZÁLEZ


Un ganadero vecino de Oviedo ha sido condenado por vía penal a seis meses de cárcel como autor de un incendio forestal que arrasó varias hectáreas del monte Naranco. Además, tendrá que pagar 2.171,42 euros en concepto de multa y para cubrir los gastos que generó la extinción del incendio. Queda pendiente por conocer en cuánto valora el Principado de Asturias los árboles que se quemaron en el siniestro.


El fallo del Juzgado de lo penal número 2, que respalda la acusación presentada por el fiscal delegado de Medio Ambiente, Joaquín de la Riva, se basa en los indicios existentes contra el ganadero. Y es que, según la sentencia, aunque nadie lo vio iniciar el incendio, hay «una serie de elementos paralelos de tal magnitud que, valorados conjuntamente, no admiten más conclusión que la autoría del acusado». Los hechos se remontan al 3 de noviembre de 2009 cuando B. G. L., nacido en 1945, prendió fuego a la vegetación de un paraje con la intención de limpiar un camino entre La Manzanal y Las Cabañas. También pretendía eliminar matorral y monte bajo. El objetivo, además de limpiar el monte, era el de conseguir pastos para el ganado. Según fuentes de la Fiscalía del Principado, en la zona había una importante cantidad de maleza.


Pero lo más grave es que había rachas de viento superiores a los 30 kilómetros por hora en dirección favorable a la progresión del fuego ladera arriba del monte Naranco. El ganadero no tomó precaución alguna, según la Fiscalía, a la hora de poner en marcha el incendio controlado, como, por ejemplo, preparar un cortafuegos o tener preparados medios de extinción. Tampoco solicitó permiso alguno para la quema ni advirtió de ello al correspondiente guarda forestal. Todos estos factores provocaron que el fuego se extendiera sin control por la zona, quemando una extensión de monte de 13,61 hectáreas. La mayoría de esta superficie estaba ocupada por matorrales, malas hierbas y algún árbol diseminado. El fuego consumió tres tejos entre los dos y los cuatro metros de altura y un acebo de dos metros. Éstas son especies declaradas de interés especial en el catálogo regional de especies amenazadas de la flora del Principado de Asturias.


Para la extinción del incendio hizo falta la intervención de los Bomberos del Ayuntamiento de Oviedo y del helicóptero de Bomberos de Asturias que tiene su base en el aeródromo de La Morgal. Esto generó unos gastos de 685,02 y 404,40 euros, respectivamente. La sentencia no es firme y puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine