JOSÉ ENRIQUE NOVAL | Subcampeón de España de tiro al plato

"Un campo de tiro hace poco ruido y traería mucha gente al municipio"

"Dicen que somos agresivos, pero no hay nada de violento en lo que hacemos: es un deporte, no hay ninguna agresividad"

15.08.2015 | 05:31
José Enrique Noval, en el parque Centro Habana de Pola de Siero.

José Enrique Noval acaba de proclamarse subcampeón de España de tiro en la modalidad de minifoso y la categoría de veteranos. También es campeón de españa de foso olímpico. Sus mayores logros fueron en 2006, cuando quedó subcampeón del mundo de foso universal y campeón de España de foso olímpico y foso universal. Lleva décadas tratando sin éxito de poner en marcha un campo de tiro en Valdesoto .

-¿Cómo llegó al tiro al plato?

-Mi hijo quería empezar a tirar y lo acompañé. Al principio no me gustaba. Después él lo dejó y yo seguí.

-Se critica la agresividad de quienes andan con armas.

-Esto no tiene nada que ver. No hay nada de violento en lo que hacemos. Es un deporte, no hay ninguna agresividad.

-La gente protesta porque hacen ruido. No quieren que abra el campo de Valdesoto.

-Pero no es cierto. No hay tanto ruido. A quien quiera, se lo demuestro. Vamos a Gijón, donde están los campos de tiro de Ensidesa, estás en el bar que está al lado y tienes que estar muy pendiente de que están tirando al lado. En el último informe acústico que se hizo metían más ruido unas ocas que había que los disparos.

-¿Entonces por qué hay tanto rechazo?

-La gente protesta porque tiene miedo a las armas. Lo curioso es que protestan por lo nuestro y están en una zona de caza.

-¿Es más ruidosa la caza, dice?

-En el plato estás en un sitio determinado, mientras que en la caza se están moviendo, están tirando al lado de tu casa. A mi me asustaría estar en una zona de caza con rifles, porque no sabes de dónde viene el tiro. Y en España hay unas restricciones que no hay en Europa. Aquí es mucho más seguro. Y los que tiramos al plato tiramos con los dos ojos abiertos, mientras que los cazadores cierran uno de los dos. Y los 24 gramos con que tiramos, a partir de 60 metros ya no tienen ninguna fuerza.

-Usted lleva mucho tiempo tratando de sacar adelante el campo de tiro.

-Sí. En el año 1977 ya estaba funcionando. Yo lo compré en 1993, pero desde entonces solo tuve obstáculos. Lo que no tiene sentido es que llevemos desde 2008 intentando que nos conteste el Ayuntamiento y no hacen más que pedirnos documentación, sin hacer nada.

-¿Por qué cree que se lo deniegan una y otra vez?

-Por los votos que creen que van a perder. Como hay vecinos en contra, temen que no los voten si lo aprueban.

-¿Y después de tantos años, sigue con la intención de abrirlo?

-Sí. Si los políticos cumplen con la ley, yo sigo. Tengo 75 años y empecé con el campo con 53. Tendrían que ponerme un monumento por tener tanta paciencia. Y tengo 150.000 metros de terreno que normalmente ponen los ayuntamientos. Yo nunca les pedí nada.

-¿Cree que si se abriera tendría aceptación en el concejo?

-Sí. Estoy convencido de que mucha gente de la que hoy protesta iría a tirar. Yo he pasado media vida con la ilusión de traer algo bueno para la zona. Y todo fue siempre sin ánimo de lucro, porque este deporte no da dinero. Conozco muchos campeones de Europa y del mundo que tienen que levantarse todas las mañanas para ir a trabajar. No se saca dinero con esto. Pero en su día me ofrecían traer tiradas nacionales, y son muy buenas para la zona, porque los hoteles se llenan, traen a mucha gente al municipio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine