Lne.es »

El prestigio del HUCA se desploma

El Hospital Central cae en un año del puesto 37º al 51º en un ranking nacional en el que la única presencia asturiana en la élite es el Instituto Fernández-Vega

26.11.2015 | 12:07
El prestigio del HUCA se desploma

Del puesto 37º al 51º en un solo año. El prestigio nacional del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) se ha desplomado en un solo año. Al menos, esto es lo que indica el segundo Monitor de Reputación Sanitaria (MRS), que vuelve a situar al Hospital La Paz, de Madrid, como el mejor centro sanitario público del país, y a la Clínica Universidad de Navarra como el mejor privado. El ranking refleja una fuerte caída del complejo sanitario de La Cadellada, en tanto que al hospital gijonés de Cabueñes lo desaloja de los 70 primeros puestos (el año pasado ocupaba el 66º y este año no aparece en la clasificación).

De la red sanitaria regional solamente se salva el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, emplazado en Oviedo, que dentro de los servicios de su especialidad ha subido del sexto al quinto puesto del panorama nacional. En la edición de 2014, tres servicios del HUCA –neumología, oftalmología y traumatología– habían logrado encaramarse en los puestos 18º ó 19º de sus respectivas categorías. En esta segunda entrega todos ellos desaparecen, si bien hay que tener en cuenta que se ha reducido a 15 el número de servicios por cada disciplina médica.
La publicación de este ranking merece un primer análisis sobre las características del informe y algunas de sus conclusiones más llamativas, particularmente las que conciernen a Asturias.

Cómo se elabora el ranking. Según sus promotores, para el análisis de hospitales y servicios clínicos "se han utilizado cerca de 900 indicadores objetivos de calidad y gestión clínica". Más de 2.700 médicos, enfermeros, asociaciones de pacientes y periodistas sanitarios eligen los servicios clínicos con mejor reputación por especialidad y, a través de ellos, los hospitales con mejor reputación de España, subraya MRS. Esta entidad advierte, sobre sí misma, que no recibe ninguna subvención o patrocinio ni público ni privado, y que se financia exclusivamente de la comercialización de los informes confidenciales que realiza.

Resultados por hospitales. La Paz, el Clínico de Barcelona, el Doce de Octubre de Madrid, el Gregorio Marañón madrileño y el Valle de Hebrón barcelonés encabezan, por este orden, la lista de centros públicos con mejor reputación de España. La Paz y el Clínico repiten el puesto del año pasado. Entre tanto, el ranking de hospitales privados está de nuevo encabezado por la Clínica Universidad de Navarra. La siguen cuatro centros madrileños: Sanchinarro, Quirón, Montepríncipe y Sanitas La Zarzuela (ver el gráfico que ilustra estas líneas).

Conclusiones sobre la sanidad asturiana. Como ya se ha avanzado líneas arriba, quizá el resultado más relevante para el Principado sea el descalabro del HUCA, un hospital cuya nueva sede ha supuesto una inversión aproximada de 500 millones de euros. El Hospital Central cuenta, muy probablemente, con las mejores instalaciones de toda la sanidad española, pero resulta más patente que nunca que un hospital es mucho más que un edificio. Una cosa es, por ejemplo, no lograr situarse entre los diez mejores centros sanitarios del país, y otra es verse relegado al puesto 51º.

Algunos atenuantes. Yendo a los vericuetos del ranking, cabe plantear varios atenuantes a tan desalentador resultado. El primero invoca a la visión histórica. Un traslado de la envergadura del que ha sufrido el HUCA implica un trastorno para la asistencia que se extiende desde un tiempo antes hasta un tiempo después. Un tiempo respetable, se entiende. En el caso del Hospital Central, el cambio de sede ha sido acompañado de un cambio organizativo y de sistema informático. Seguramente es razonable dar tiempo al tiempo.

Metodología y parcialidad. Por otra parte, los rankings de esta naturaleza –al igual que, por ejemplo, los de universidades– están marcados por una volatilidad de resultados derivada del método y criterios empleados, y que hacen recomendable tomarlos como referencia, pero no como la última palabra. Además, en el ranking no están contempladas especialidades en las que el HUCA goza de fama fuera de Asturias, caso de otorrinolaringología o cirugía plástica.

Hay que trabajar. Con todo, a nadie se le escapa que el HUCA tiene por delante un amplio margen de mejora. Factores como las demoras, la motivación del personal o los circuitos asistenciales deben ser trabajados a fondo por las autoridades sanitarias y por los propios servicios del centro sanitario, si es que realmente se quiere aspirar a la excelencia.

La investigación, en entredicho. Otra asignatura pendiente que, a juicio de los conocedores de la sanidad, lastra el prestigio exterior del HUCA, es la precariedad de la investigación clínica que se lleva a cabo. En este aspecto, la desesperante lentitud en la puesta en marcha de la Fundación para la Investigación Biosanitaria de Asturias (Finba) figura en el debe de los sucesivos gobiernos regionales.
Café para todos. Un último elemento de análisis apunta, según algunos conocedores del HUCA, a la acción sindical, y en particular a la búsqueda del "café para todos" que, con la anuencia de las autoridades sanitarias, impidió convertir la carrera profesional en un verdadero elemento incentivador para los mejores profesionales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine