La columna del lector

En defensa de la ruta por los barrios obreros de Oviedo

20.05.2016 | 03:55

Es arriesgado descalificar agresivamente al guía de la ruta por los barrios obreros de Oviedo, celebrada el 9 de mayo, sin haber participado en ella. Quien lo hace, en la carta publicada dentro de esta sección del 17 de mayo, parece apoyarse únicamente, a tenor de lo que dice, en la información suministrada por los medios de comunicación, que por su propia naturaleza no recoge suficientemente el sentido de las reflexiones realizadas y los extremos tratados en la visita. Detrás de los cuales hay una tesis doctoral y varias decenas de publicaciones en revistas científicas.

Por favor, no confunda usted la política con el trabajo de los profesores universitarios, que atendemos las invitaciones que se nos hacen desde los movimientos ciudadanos o las distintas instancias de la Administración, para participar en actividades relacionadas con nuestro campo de conocimiento. Veo que desconoce usted que los geógrafos trabajamos en urbanismo y que la Universidad de Oviedo ofrece un grado en Geografía y Ordenación del Territorio.

Los universitarios no emitimos opiniones gratuitas, sino que trasladamos el resultado de nuestras lecturas e investigaciones. Cuando dije que a la altura de 1900 los trabajadores industriales, los jornaleros y sus familias representaban casi la mitad del censo, estaba utilizando el dato publicado en la Memoria Sanitaria de Guisasola y De La Guardia (1894), nunca cuestionado. Cuando dije, al llegar a la colonia Marqués de San Feliz, que ese tipo de asentamientos empezaron a construirse en Europa después de la Guerra del 14, para evitar que los desmovilizados se sintieran inclinados hacia el socialismo, estaba usando una información básica que aparece en cualquier manual de Historia del Urbanismo. Por otra parte, los terrenos de Ventanielles estaban calificados para uso industrial en el Plan Gamazo (1941). Por fin, le recomiendo que consulte los informes sanitarios del primer tercio del siglo XX en los que se explican las durísimas condiciones de vida en la Calleja de la Ciega. La historia fue así, pero no pienso mantener polémica alguna con quien se empeña en negarla, menos aún con quien se expresa de manera tan irrespetuosa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine