15 de septiembre de 2016
15.09.2016
Lne.es »

Un "calentamiento" de la instalación eléctrica del primer piso, causa del incendio de Uría

Especialistas de la Policía Científica en Madrid concluyen que la madera "era sólida y no estaba afectada por hongos"

15.09.2016 | 03:42
El incendio de la calle Uría, el pasado 7 de abril.

Un sobrecalentamiento interno de la instalación eléctrica. Esta es la fuente de ignición del incendio que arrasó el número 58 de la calle Uría el pasado mes de abril, y en cuya extinción perdió la vida el bombero del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS), Eloy Palacio Alonso. Las conclusiones de los expertos sobre el origen del incendio del número 58 de la calle Uría acaban de llegar al juzgado remitidas por los expertos de la Unidad Central de Policía Científica, con sede en Madrid.

El incendio, según las pesquisas de los especialistas tiene un solo foco de calor principal, que se sitúa en la primera planta del edificio "en zonas próximas a la entrada de la vivienda y a nivel alto, concretamente en el falso techo, en coincidencia con el posible entramado eléctrico de iluminación doméstica". Todo este lleva a los investigadores a concluir que la etiología del incendio es "accidental". Un extremo que ya había adelantado la Unidad de la Policía Científica en Asturias en el informe preliminar trasladado unos días antes al juzgado, y del que dio cuenta este periódico.

Los expertos de Madrid aportan un informe de cuarenta folios en el que detallan una serie de circunstancias sobre la evolución del fuego. Por ejemplo, reparan en que, el hecho de que se tratase de una estructura de madera, pudo llevar a pensar en algún momento que el incendio estaba extinguido, aunque seguía activo de forma interna. "Aún habiendo sido sofocado en un primer momento el incendio existente, la carbonización de las estructuras de madera ha permanecido de forma latente e interna, aunque exteriormente diera la apariencia de la extinción del fuego", detalla el informe. No obstante, apuntan que la madera estaba en buen estado. "Era una madera bien curada y cortada en buena época. Se trata de una madera que no ha sido afectada en modo alguno por ningún tipo de insecto u hongo invasor que pudiera afectar a la solidez estructural", concluye el informe de la Unidad Central de Policía Científica.

Por otro lado, el portavoz de la Plataforma en Defensa del Agua Pública de Asturias, Fernando Díaz, instó ayer al Ayuntamiento a rescindir el contrato con la empresa concesionaria de la gestión del agua en el municipio, Aqualia, por las "negligencias en el mantenimiento de las instalaciones que se pusieron de manifiesto durante el incendio de la calle Uría". Díaz sostiene que "el mal estado de los hidrantes" influyó en la muerte de Eloy Palacio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine