Lne.es »

Bertrand Chamayou: "Me gusta el reto de combinar dos conciertos"

El pianista francés abrirá hoy en el auditorio de Oviedo, acompañado de Oviedo Filarmonía, las Jornadas de Piano con obras de Scriabin y Ravel

07.11.2015 | 04:49
Bertrand Chamayou, con una alumna del Conservatorio Superior de Música de Oviedo, ayer, durante la clase magistral que ofreció.

El pianista francés Bertrand Chamayou, de 34 años, uno de los intérpretes de teclado más importantes del momento, abrirá hoy en el auditorio de Oviedo (20 horas) las Jornadas de Piano "Luis G. Iberni". Lo hará interpretando dos obras: el "Concierto para piano en fa sostenido menor, op.20" del ruso Aleksandr Scriabin, y el "Concierto para piano y orquesta en sol mayor" del francés Maurice Ravel. Todo ello con la orquesta Oviedo Filarmonía que interpretará, además, "Scheherezade", bajo la dirección del maestro titular, Marzio Conti.

Chamayou admite que se trata de un programa "bastante inusual", pero "me gustan este tipo de retos", declara a LA NUEVA ESPAÑA. Y añade: "La mayoría de las veces el momento del concierto es ¡tan corto...! Combinar dos conciertos es una oportunidad para crear una relación con la orquesta que vaya más allá de la habitual 'actuación especial'. Para mí es muy interesante hacer estos dos conciertos juntos ya que he tocado mucho el de Ravel, pero será mi primera interpretación del de Scriabin. Dos estados mentales totalmente distintos".

El pianista considera que hay una línea musical que une a Rusia y a Francia, países de origen de Scriabin, de quien este año se cumple un siglo de su fallecimiento, y de Ravel. "Siempre ha sido así, aunque sus atmósferas musicales sean básicamente diferentes. El punto más cercano fue la época de los ballets rusos en París con Diaghilev. Era hacia 1907 y Scriabin vivía en la capital francesa en ese momento".

Su repertorio está especialmente enfocado a los compositores de los siglos XIV y XX. Su compromiso con la música contemporánea es evidente. "Amo a los postrománticos, entre otros. El postromanticismo es un punto de inflexión muy interesante que ha producido gran cantidad de obras maestras y que unió y mezcló distintas culturas procedentes de todas partes", afirma.

Chamayou llegó a Asturias en la tarde de ayer y poco después impartió una clase magistral en el Conservatorio Superior de Música de Oviedo, dentro de un programa destinado a los alumnos que organizan conjuntamente el Ayuntamiento de Oviedo y el citado centro educativo.

Él se formó en el Conservatorio Nacional Superior de Música de París donde llamó enseguida la atención de su profesor Jean-François Heisser. Completó su formación con María Curcio en Londres, además de trabajar con Leon Fleisher, Dmitri Bashkirov y Murray Perahia. Ha actuado en los principales escenarios internacionales y su actividad camerística también es esencial. Actualmente graba en exclusiva para el sello Erato y anteriores grabaciones suyas han sido premiadas por la crítica internacional.

Normalmente, Chamayou, uno de los pianistas más solicitados de este tiempo cuya interpretación destaca por su versatilidad y originalidad de estilo, se siente más cómodo en el recital. Su concierto de hoy con la orquesta Oviedo Filarmonía -"será mi primera vez con ella, estoy deseando que hagamos música juntos", señala- será algo diferente en su trayectoria.

A la hora de tocar con una formación orquestal y bajo la dirección de un maestro, Chamayou cree que más que imponer ideas o plegarse a las del maestro, es importante la colaboración. "Un concierto no es sólo un solista acompañado. La mayoría de las veces, el atractivo de hacer música juntos reside en la compenetración entre las diferentes partes. Lo que hace que la parte solista sea interesante es el hecho de que en momentos yo pueda acompañar a un solista de la orquesta, como al clarinete en el movimiento lento del concierto de Scriabin, o al corno inglés en el movimiento lento del de Ravel, por ejemplo. Otras veces hago solos que impone el director y entonces mi papel pasa a otro lugar, como parte de la orquesta. Entonces reacciono y se establece una especie de dialogo. Tenemos que colaborar; si no, la música no puede existir y el concierto se convierte en una especie de 'exhibición'".

El precio de las localidades oscila entre los 13 y los 15 euros. Los estudiantes universitarios y grupos organizados de alumnos tendrán un descuento del 20% el mismo día del concierto y los pensionistas de un 10%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Lotería de Navidad 2014

Enlaces recomendados: Premios Cine