12 de abril de 2018
12.04.2018

Los virus pueden evolucionar en paralelo en especies relacionadas

Cuando uno se adapta a un huésped, también podría adaptarse mejor a las especies hospedantes estrechamente vinculadas

12.04.2018 | 20:25

Los virus tienen más probabilidades de evolucionar de manera similar en especies relacionadas, lo que aumenta el riesgo de que "salten" de una especie a otra, según muestra una investigación reciente. Científicos de las universidades de Exeter y Cambridge, en Reino Unido, compararon virus que evolucionaron en diferentes especies y descubrieron que los "cambios genéticos paralelos" eran más probables si dos especies de huéspedes estaban estrechamente relacionadas.

Los hallazgos, publicados en la revista 'PLOS Pathogens', sugieren que cuando aparece un nuevo virus en una especie como los chimpancés, las especies estrechamente relacionadas como los humanos también pueden volverse vulnerables. Dichos saltos, también conocidos como cambios en el huésped, son una fuente importante de enfermedades infecciosas, y se cree que virus como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), ébola y coronavirus del SRAS saltaron a los humanos de otras especies.

Los investigadores utilizaron la secuenciación profunda de genomas para rastrear la evolución de los virus en 19 especies de moscas. "Nuestros hallazgos muestran que cuando un virus se adapta a un huésped, también podría adaptarse mejor a las especies hospedantes estrechamente relacionadas", afirma el doctor Ben Longdon, de la Universidad de Exeter.

"Esto puede explicar en parte por qué los cambios de huéspedes tienden a ocurrir entre especies relacionadas. Sin embargo, a veces vemos las mismas mutaciones ocurriendo en especies huéspedes distantemente relacionadas, y esto puede ayudar a explicar por qué los virus a veces pueden saltar entre especies huéspedes distantes. En la actualidad, sabemos muy poco sobre cómo los virus cambian de una especie huésped a otra, por lo que una investigación como esta es importante si queremos comprender y, en última instancia, predecir enfermedades virales emergentes", añade.

Las moscas de la fruta utilizadas en el estudio fueron 19 especies de la familia 'Drosophilidae', que compartieron un ancestro común hace 40 millones de años. El documento publicado sobre los resultados de este trabajo se titula: "Los cambios en el huésped producen cambios genéticos paralelos cuando los virus evolucionan en especies estrechamente relacionadas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine