20 de mayo de 2017
20.05.2017
Por libre

Musho en juego

Nos jugamos nada más y nada menos que la honra, pero no me refiero a la del equipo, sino a la de todos los que acudiremos al estadio

20.05.2017 | 12:23
Musho en juego

A las cinco de la tarde, en horario taurino, un Sporting al que le han pillado todos los toros habidos y por haber durante esta temporada con el final que ya conocemos, recibe a un Betis que vendrá acompañado por un nutridísimo grupo de seguidores. A buen seguro los amigos verdiblancos hubieran deseado visitarnos para celebrar con nosotros una permanencia y sin embargo, se van a encontrar con una afición con muy pocas ganas de celebrar nada. Aun así, los sportinguistas, muy por encima de quienes mandan en la entidad, somos gente que sabe estar a las duras y a las maduras, y de este modo, seremos como siempre unos inmejorables anfitriones para quienes así se lo merecen.

Si bien lo normal en estos casos sería decir que el Sporting no se juega nada, mi opinión es que al contrario: nos jugamos mucho; o musho, como dirían los béticos. Nos jugamos nada más y nada menos que la honra, pero no me refiero a la del equipo, sino a la de todos los que acudiremos al estadio. Porque hoy el partido no se juega en el césped, sino que se jugará en las gradas de El Molinón. Estoy seguro de que la afición esta tarde va a dejarse oír alto y claro.

Han tenido suerte los responsables de que el año que viene volvamos a sufrir la insufrible (valga la redundancia) Segunda División. Un tiempo en lo climatológico que se presenta más que agradable después de una semana con lluvias y frío, desactivará muy probablemente la presencia de público en el estadio. Pero repito que tengan por seguro esos responsables, que los que allí estaremos nos dejaremos notar. Y mucho. Pero no solo desde el minuto 1 hasta el 3, como alguna asociación ha propuesto, sino que mantendremos la protesta y la indignación desde el pitido inicial hasta que los jugadores se vuelvan a la caseta. Veremos si no lo hacen entre una lluvia de almohadillas. Yo por si acaso, hoy compraré dos.

Como les decía, poco hay en juego en el césped. De modo que ni siquiera me preocuparé en mencionar la que podría ser la alineación inicial. Les confieso que ni me he preocupado durante la semana en seguir los entrenamientos del primer equipo. Curioso (y penoso) el que se hayan mantenido las sesiones a puerta cerrada. ¿Miedo a dar la cara?

Sí que he seguido como todos los sportinguistas las manifestaciones de unos y otros y los continuos rumores sobre los que podrían ser futuros entrenador y secretario técnico del Sporting. Porque sería una sorpresa mayúscula que cualquiera de los actuales pudiera seguir, por más que ayer mismo Rubi, en páginas de LA NUEVA ESPAÑA, manifestara su voluntad de seguir al frente del Sporting.

Sobre estas declaraciones del técnico catalán, algunas son para enmarcar, como por ejemplo cuando (¡Modesto, baja del cielo, que sube Rubi!) se atreve a afirmar que de haber comenzado la temporada, habría logrado la salvación. O cuando dice que esta es una plantilla excelente. La única pega es luego la coletilla que añade: para Segunda División. Quizás ahí haya estado la raíz de todos los males; que esta era una plantilla para pelear por el ascenso a Primera (que no garantizarlo), pero no para luchar en ella, como así ha quedado de sobra demostrado. Por mi parte, mucho mejor borrón y cuenta nueva con todos aquellos jugadores que llegaron para mejorar lo que había en casa y no han hecho sino empeorarlo. Los nombres los conocen ustedes perfectamente.

En este fin de semana donde se decidirá el campeón de la presente Liga, los sportinguistas no podemos faltar a la doble cita que mañana habrá en Mareo. Primero a las doce del mediodía, donde el filial, en búsqueda del ascenso a Segunda B, se enfrentará al Olot catalán. Un rival que se mostró muy feliz al conocer el resultado del sorteo. Ya veremos si la felicidad no se torna en desgracia. Y por la tarde, a las cinco, vuelta de los octavos de la Copa del Rey de la División de Honor Juvenil, con un Sporting que tratará de defender y hacer bueno el empate a uno cosechado en la ida, nada más y nada menos que frente al todopoderoso FC Barcelona. Un partido para gustar y degustar. Para que luego alguno todavía se atreva a decir que en Mareo no hay buenos jugadores. El problema lo mismo no son los jugadores. El problema sabemos muy bien todos cuál es.

En Primera, en Segunda o en Tercera, con jugadores de la casa, ¡aúpa Sporting!


 


 


 

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine