Lne.es »

Una red extorsiona a 23 asturianos tras grabarlos desnudos delante del ordenador

Los delincuentes utilizan como gancho en internet a una chica rubia para iniciar una conversación por Skype con las víctimas, que acaban sin ropa

19.03.2016 | 04:57
La palabra "sexo" en inglés con un interrogante en una pantalla de ordenador.

Más de una veintena de asturianos han caído ya en las redes de la peligrosa rubia del Skype, que se dedica a engatusar a los hombres hasta conseguir que se desnuden delante de la pantalla del ordenador mientras mantienen una conversación de contenido sexual con ella por videoconferencia. En realidad, detrás de la despampanante belleza de la chica se esconde una red internacional que se dedica a extorsionar a sus víctimas: la rubia (que es una grabación) termina pidiendo a sus "ciberligues" dinero a cambio de no mostrar esas imágenes a su familia, amigos y compañeros de trabajo. La Jefatura Superior de Policía en Asturias dio ayer a conocer el número de denuncias recibidas (23 hasta el momento, aunque se cree que hay más víctimas) a la vez que alertó de esta modalidad de delito denominada "sextorsion".

Según ha trascendido, la mujer entra en contacto inicialmente con sus víctimas por medio de páginas de citas e incluso en las redes sociales. La "relación" profundiza por medio de la aplicación Skype (para hacer videoconferencias), en la que la rubia, que asegura ser extranjera, pide conversar para mejorar su nivel de español. La charla se desarrolla por medio de mensajes escritos y probablemente con la mediación de un traductor automático, porque las frases son muy deficientes. Tras una primera toma de contacto y varias preguntas personales sobre la situación y el trabajo, la mujer sube el tono de la conversación. Unos minutos después, empieza a quitarse la ropa y anima a su interlocutor a hacer lo mismo hasta que los dos se quedan desnudos. El tono se eleva hasta el punto de conseguir que la víctima realice algún acto explícito de índole sexual.

A partir de aquí, con las imágenes en su poder, la red empieza la extorsión. Primero envían a su víctima las imágenes grabadas y a continuación exigen el dinero. Según el rastro seguido por la Policía Nacional, en la mayoría de los casos el número de cuenta se corresponde con una entidad bancaria en Costa de Marfil. Se da la circunstancia de que algunas de las personas que han pagado han vuelto a ser extorsionados de nuevo convirtiendo su vida en una auténtica pesadilla. La extorsión se realiza a nivel mundial y, según la información que maneja la Policía, alguna víctima ha llegado hasta el extremo del suicidio.

De las 23 denuncias investigadas en Asturias, once se han registrado en Gijón. "Desde el mes de noviembre hemos recibido 11 denuncias de este tipo. En ningún caso los denunciantes gijoneses llegaron a pagar dinero. Detrás de estas extorsiones se suelen encontrar organizaciones criminales internacionales, por lo que todos los datos que tenemos los enviamos a Madrid. Normalmente los denunciantes son hombres de entre los 18 y 65 años. Todos ellos caen en la trampa a través de páginas de contactos o redes sociales. Pedimos a los internautas que no se confíen. Estas personas suelen utilizar un español muy poco cuidado, normalmente dicen sólo frases hechas que traducen a través de Google", explica Miguel Ángel Gil, inspector jefe de la Unidad de Delitos Económicos y Tecnológicos de la Comisaría de Gijón.

"En cuanto tienen un poco de confianza con la víctima, le piden que se desnude, graban el vídeo sin que la víctima tenga conocimiento de lo que está pasando y luego piden dinero. Normalmente no son cantidades muy grandes, no suelen superar los 500 euros y si ven que el internauta no pueden pagar a veces van bajando. En realidad los denunciantes hablan con personas que no existen, son vídeos, ni siquiera se habla con gente en tiempo real", añade.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine