10 de agosto de 2017
10.08.2017

Hallan al desaparecido de Somiedo, que fue visto en un bar durante los rastreos

Los amigos del vallisoletano alertaron a los servicios de emergencia, que lo encontraron en un arroyo "¿Ahora quién paga esto?", dicen los vecinos

10.08.2017 | 03:51
Hallan al desaparecido de Somiedo, que fue visto en un bar durante los rastreos

Las alarmas se encendían el martes al mediodía: un vallisoletano de 33 años y de nombre Sergio Calderón se había perdido en los lagos de Saliencia, tras acudir de excursión con dos amigos. De inmediato se activó un gran operativo de rastreo, que incluía a bomberos, Guardia Civil y unidad canina (este año van ya 35 rescates y rastreos de montaña en Asturias). Sin embargo, lo que parecía una dramática situación tomó otros derroteros. A las seis de la tarde de ayer, el helicóptero del SEPA procedía a evacuarle tras ser hallado herido en un arroyo a la entrada del pueblo de Valle del Lago. Y los vecinos de la zona se quedaron estupefactos al descubrir que era el mismo hombre que habían visto la noche anterior contemplando por televisión el partido de la Supercopa de Europa en un bar próximo. "Estaba solo tomándose una cerveza y hablando por teléfono mientras veía al Madrid", asegura Roberto Fernández, natural del Valle.

Todo comenzó el mismo martes: los tres amigos vallisoletanos llegaron a las doce de la mañana a la base del puerto de La Farrapona, con la idea de dar un paseo y bajar a comer después a Zamora, según señalaron fuentes de los Bomberos que participaron en el rescate. La complicación llegó cuando Sergio Calderón se separó de sus amigos para aventurarse por la zona de los Picos Albos, anexos al Lago Cerveriz, donde le esperaron sus dos compañeros. Después, los amigos perdieron el contacto y lo último que supieron del extraviado fue por un wasap que les envió a las 14.54 de anteayer, en el que les preguntaba dónde estaban.

El Centro de Coordinación de Emergencias de Asturias recibió el aviso a las 20.40 horas. La llamada fue realizada por un particular que se había encontrado con los amigos del desaparecido, que estaban sin batería en los móviles, y le pidieron que se pusiese en contacto con el 112. La mujer explicó que el desaparecido, Sergio Calderón, según le dijeron sus amigos, estaba haciendo la ruta de los lagos. Lo habían intentado localizar pero no le encontraron. La sala los servicios de emergencia movilizó desde un primer momento una dotación de Bomberos del parque de Somiedo y al Grupo de Rescate, parte en el helicóptero medicalizado, y un agente por tierra. Por la hora y la situación meteorológica el helicóptero no pudo rastrear la zona y tuvo que regresar a base. Ante este panorama, se movilizó a la Unidad Canina de Rescate que se trasladó al lugar.

Los equipos estuvieron rastreando la zona sin éxito durante toda la noche. Pero lo cierto, segun testigos, es que a quince kilómetros del Lago Cerveriz, donde el desaparecido había sido visto por última vez, Sergio Calderón se encontraba en el bar del pueblo de Valle del Lago. "Yo en aquel momento no sabía que era él, pero era un hombre extraño, solitario: estaba con su cerveza, llamando por teléfono y viendo el partido del Madrid en un bar. No sé si pasaría la noche en el pueblo o acabó en el río desde entonces", relata Roberto Fernández, vecino del pueblo.

A la mañana siguiente, LA NUEVA ESPAÑA se incorporó al operativo, integrado por la Unidad Canina del SEPA, bomberos, el grupo de rescate, personal del parque de Somiedo y Proaza, voluntarios de la Guardia Civil de Grado y el equipo de montaña. Durante las primeras horas, los perros de la Unidad Canina y el resto de fuerzas desplazadas a los Lagos de Saliencia volvieron a peinar el lugar pese a la densa niebla. A las tres de la tarde, la visibilidad aumentó, lo que permitió que el helicóptero pudiera entrar en acción. Pero la niebla volvió y el artefacto tuvo serias dificultades para poder volver a tierra.

Cuando la esperanza parecía perdida, Calderón apareció en un arroyo a la entrada del pueblo de Valle de Lagos, donde se le había visto la noche anterior. "Estaba delirando cuando lo encontré. Decía que lo perseguían y que prefería morir desangrado que quemado", explica Neli Feito, vecina que dio con él en el lugar. El joven estaba herido y presentaba fracturas aún pendientes de evaluación tras una presunta caída, pero que tuvo que producirse mucho después de activarse el operativo. "¿Ahora quién paga esto?", se preguntaban algunos vecinos tras el amplio despliegue.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine