30 de septiembre de 2012
30.09.2012

María Porto recibió casi la mitad del gasto en arte de Aena en la época de Cascos

Las empresas ligadas a la actual esposa del ex ministro facturaron 1,2 millones al ente aeroportuario por «directriz» de Fomento cuando lo encabezaba el hoy líder de Foro

30.09.2012 | 02:00

Oviedo, José A. ORDÓÑEZ

El ente gestor de los aeropuertos españoles, AENA, compró obras de arte por más de 1,2 millones de euros a las firmas Malborough e International Public Art -donde María Porto, actual esposa de Francisco Álvarez-Cascos, figuró como apoderada hasta abril de 2005- atendiendo a «directrices» del Ministerio de Fomento. Eso ocurrió cuando el hoy líder de Foro estaba al frente de ese Ministerio, entre 2000 y 2004. Así se desprende de los datos oficiales de la Fundación AENA facilitados por el Gobierno central en respuesta a una pregunta formulada en el Congreso por el diputado asturiano del PSOE Antonio Trevín. Según la documentación oficial, estas adquisiciones hechas obedeciendo a «directrices» del Ministerio de Cascos supusieron en torno al 45% de todo el gasto de AENA en arte en aquella legislatura. Según Trevín, las compras se formalizaron una vez que, coincidiendo con la llegada de Cascos a Fomento, AENA prescindió del comité de expertos que desde 1996 asesoraba en estas adquisiciones.


Uno de los integrantes de aquel grupo de especialistas, el artista Rafael Canogar, que está entre los principales representantes del arte abstracto en España, confirmó a LA NUEVA ESPAÑA que la comisión no fue renovada en junio de 2000, pese a que los estatutos de la Fundación Aena lo permitían, porque Cascos «planteó las cosas de otra manera». Fuentes de la Fundación también han reconocido que tras la llegada del hoy líder de Foro a Fomento las compras empezaron a realizarse bajo las «directrices directas» del Ministerio y sin el asesoramiento de expertos. Además de Canogar, en la comisión estaban el escultor Martín Chirino y Antonio Bonet, catedrático y académico de Bellas Artes. En la documentación oficial de AENA correspondiente a 2000 no consta que los expertos recomendaran compras de obras de arte a las empresas relacionadas con María Porto, con la que Álvarez-Cascos está casado desde principios de 2006. La relación sentimental entre Cascos y Porto es pública desde 2003.


De acuerdo con la documentación facilitada por el Gobierno a Trevín, en 2003, siguiendo las «directrices» del Ministerio de Fomento, AENA adquirió a la galería Malborough tres murales pictóricos del artista asturiano Pelayo Ortega, a razón de 25.273 euros cada uno, y con destino al salón de actos del Ministerio de Fomento. Las obras llevan por título «Aeropuerto», «El tren» y «Puerto marítimo».


También en 2003, aunque en este caso a International Public Art, otra de las empresas vinculadas con la actual esposa de Cascos, el gestor aeroportuario adquirió otras dos obras de Pelayo Ortega. También bajo las indicaciones del Ministerio. Se trata de un acrílico sobre lienzo titulado «Meridional», que costó 14.790 euros, y de un óleo sobre lienzo titulado «Despertar en primavera», que tuvo un precio de 17.748 euros. El destino de ambos cuadros fue la planta de embarque del aeropuerto de Asturias.


En 2004, y por el mismo procedimiento, International Public Art facturó a AENA, nuevamente por prescripción ministerial, un total de 1.160.000 euros por un conjunto escultórico en bronce obra de Manolo Valdés, denominado «Las Damas de Barajas» e integrado por las piezas «La soñadora», «La coqueta» y «La realista». Esta obra fue contratada para el vestíbulo de la terminal T-4 del aeropuerto madrileño de Barajas, pero, debido a su peso y tamaño, tuvo que ser almacenada en dependencias de la terminal y luego se instaló en la zona de exposiciones del aeródromo.


En total, según la documentación facilitada a Antonio Trevín por el actual Gobierno, las seis obras adquiridas a empresas vinculadas a María Porto entre los años 2000 y 2004 por indicación del propio Ministerio de Fomento sumaron 1.268.357 euros. Las «damas» de bronce del artista valenciano Manolo Valdés para la T-4 de Barajas fueron la adquisición más cara de AENA en la legislatura. Por ejemplo, costaron el doble que el «Elogio del aire», hecho con acero, del escultor vasco Eduardo Chillida para los jardines del aeropuerto de Bilbao. Esta última obra, comprada en 2000, todavía fue seleccionada siguiendo el criterio de la comisión de adquisiciones que quedó suprimida en junio de ese año, apenas un par de meses después de que Cascos accediera a Fomento en sustitución de Rafael Arias-Salgado, un ministro que guió las compras en Aena de acuerdo con la opinión de los especialistas.


Según confirmaron a este diario fuentes de la Fundación Aena, la sucesora de Cascos en el Ministerio Fomento, la socialista Magdalena Álvarez, no nombró un nuevo comité de expertos porque durante su mandato Aena no compró arte. Sí se creó de nuevo el grupo de especialistas en 2009, con el socialista José Blanco de ministro. En este caso estaba integrado por Canogar, que repetía nueve años después; José Guirao, director de la Casa Encendida de Madrid y máximo responsable del Centro de Arte Reina Sofía entre 1994 y 2000, y José María Viñuela, conservador jefe de las colecciones de arte del Banco de España. Las adquisiciones en Aena volvieron a quedar suspendidas en diciembre del año pasado, coincidiendo con la llegada de Ana Pastor al Ministerio de Fomento.


El Gobierno popular de Mariano Rajoy ha informado de las compras de Aena durante los tiempos de Álvarez-Cascos en contestación a preguntas de Trevín en el Congreso, que también reclamó al Ejecutivo central la relación de las obras de arte adquiridas entre 2000 y 2004.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído