Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diseñan nuevos tipos de manzana para resistir el ataque de una inminente plaga

El Serida desarrolla variedades tolerantes al "fuego bacteriano", una enfermedad muy dañina que infecta las pomaradas de otras regiones

El Serida tiene en Villaviciosa más de 50 manzanos cruzados en estudio para resistir plagas, obtener variedades amargas y regular la producción. María Dolores Blázquez y Marcos Miñarro observan uno de los árboles desarrollados a partir del raxao.

El Serida tiene en Villaviciosa más de 50 manzanos cruzados en estudio para resistir plagas, obtener variedades amargas y regular la producción. María Dolores Blázquez y Marcos Miñarro observan uno de los árboles desarrollados a partir del raxao. J. PLAZA / M.MIÑARRO

Asturias es una isla para el "fuego bacteriano" que quema en España miles de hectáreas de manzanos. Pero la chispa saltará tarde o temprano a la región, como pronostican los expertos: "Estamos rodeados". Para extinguir a tiempo la llama de la plaga, o minimizar su impacto en las pomaradas, el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida) está trabajando ya en nuevas variedades genéticas de manzana de sidra que resistan a la enfermedad. El "fuego bacteriano" es una de las más dañinas, ya que puede llegar a matar al árbol, pero no la única. Viejas conocidas en el Principado son el moteado (causado en parte por los hongos) y el pulgón ceniciento, frente a las que los nuevos tipos de fruto estarían inmunizados. Dos híbridos del raxao -la raxina 16 y la raxina 30- ya están registradas en la Denominación de Origen Protegida (DOP) Sidra de Asturias y siete más están pendiente de hacerlo.

María Dolores Blázquez, del área de cultivos hortofrutícolas y forestales del Serida, asegura que estas variedades se han hecho a partir de la hibridación o el cruzamiento de otros tipos asturianos -como raxao, perico, de la riega, clarina, coloradona y meana-, con el fin también de conseguir una mayor regularidad productiva (por la vecería de la manzana) y un alto contenido en fenoles, es decir, amargura. Precisamente los científicos de la consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales del Principado llevan trabajando décadas en la selección de 22 variedades -11 amargas- entre las 420 estudiadas en Villaviciosa, Fesnadiello (Nava) y Oles (Villaviciosa). Las tres mejores, la amariega, el corchu y el lin, entrarán a formar parte de la Denominación de Origen. La amariega ya lo está desde el 2011 y las otras dos lo harán previsiblemente este año. El Serida ya solicitó su registro al Consejo Regulador. "Esto responde a una petición del sector ya que el 80% de los tipos de la DOP son ácidos y los productores reclamaban frutos amargos", asegura Vázquez.

Además de la selección, el área de cultivos hortofrutícolas, que dirige Enrique Dapena, se ocupa de la mejora genética. El centro tiene en su finca de Villaviciosa 54 híbridos de manzano de sidra, que fueron elegidos a partir de una muestra de 2.000 realizada entre 1990 y 1994.

Compartir el artículo

stats