12 de abril de 2017
12.04.2017

Las cámaras que pillan al conductor sin cinturón o con móvil actúan pero no multan

Tráfico da dos meses de margen, en los que sólo informará a los infractores, pero luego empezará a sancionar con 200 euros y tres puntos del carné

12.04.2017 | 01:27

Ya funcionan, desde ayer, las ocho cámaras especiales de vigilancia que detectarán si los conductores de las carreteras asturianas llevan el cinturón puesto y/o manejan el teléfono móvil mientras van al volante. A éstas se suma la instalada a la entrada de la autopista del Huerna (AP-66) en La Magdalena (León). Durante dos meses no habrá multas, pero a partir de ese momento las sanciones serán de 200 euros y supondrán además la detracción de 3 puntos del carné de conducir.

Las nuevas cámaras se parecen a las de control de velocidad, pero obtienen siete instantáneas al paso de un vehículo. Reconocen con nitidez las matrículas, incluso aunque circulen a más de 200 kilómetros por hora. Las imágenes son analizadas por un sistema informático y si determina que efectivamente el conductor no llevaba el cinturón puesto o iba manejando el móvil, se realizará una comprobación humana previa a la imposición de la multa. Todo el procedimiento se realizará desde el Centro Estrada de Tratamiento de Denuncias Automatizadas que la DGT tiene en León.

Gregorio Serrano, director general de Tráfico, afirmó en un comunicado que durante estos dos primeros meses no se sancionará porque se trata de "concienciar, y no es intención de la DGT recaudar sino salvar vidas". Por eso, los propietarios de los vehículos cuyos ocupantes viajen sin cinturón de seguridad recibirán una carta informativa en su domicilio. Pero después, se iniciará el proceso sancionador igual que con las multas por exceso de velocidad.

Según los datos facilitados ayer por la DGT en un comunicado, el 22% de los fallecidos en 2015 que viajaban en turismo o furgonetas no utilizaba el cinturón de seguridad en vía interurbana. En cuanto a las vías urbanas, no hacían uso del mismo 19 de los 70 fallecidos.

En el conjunto de las carreteras de la red viaria española se han instalado 225 de estas nuevas cámaras, colocadas en pórticos o postes. El 60% de ellas están ubicadas en vías convencionales, que son las que registran mayor índice de accidentalidad y siniestralidad, mientras el 40% restante vigilan en autopistas y autovías.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook