Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reducir el empleo precario y alargar la jubilación: el remedio al déficit de médicos

El colegio profesional insta a liberalizar contratos para atraer a facultativos de otras regiones Más plazas MIR y en la Universidad, clama el SIMPA

La Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo. LUISMA MURIAS

Reetrasar la edad de jubilación, ampliar las plazas de la Facultad de Medicina y recuperar las plazas MIR perdidas en los hospitales de las alas, Cangas del Narcea, Arriondas y Mieres. Estas son, en suma, los propuestas que realizan desde el colectivo médico de Asturias y la central sindical SIMPA que aglutina a buena parte de los facultativos que trabajan en el Sespa, para atajar el riesgo de relevo generacional que se plantea ante la jubilación de 515 facultativos en los próximos tres años y 1.300 hasta 2025. También piden los profesionales de la región que se mejoren las condiciones laborales de muchos médicos para hacer así atractivo la oferta laboral.

Antonio Matador, secretario general del Sindicato Médico Profesional de Asturias (SIMPA) acorta mucho más los plazos. "Llevamos ya un tiempo advirtiendo de ello. En tres o cuatro años se jubilarán unos 1.200 médicos", advierte, "eso es un problema importantísimo ya". A su juicio, una de las prioridades pasa por revisar el plan de recursos humanos del Sespa para impedir el retiro forzoso de los médicos a los 65 años . "Es imprescindible ampliar la jubilación uno o dos años más; en algunas comunidades ya se elevó a los 67 y en otras continúan trabajando sin especificar fecha tope", sostiene el secretario del SIMPA, quien añade la necesidad de recuperar las plazas MIR en todos los hospitales de la región, incluyendo así a Jarrio, Cangas del Narcea, Arriondas y Mieres. "En pocos años habrá una cambio generacional importante pero es que, además, este verano habrá problemas en Medicina de Familia donde faltan facultativos. Habrá que usar todos los recursos disponibles", reclama Antonio Matador, quien sostiene que "hasta ahora se fue capeando el temporal" pero lo que queda por delante es un auténtico tsunami. "A nivel de Medicina de Familia y Urgencias habrá problemas inmediatos", avisa.

El sindicato médico reclama asimismo aprovechar el recursos de los profesionales extracomunitarios que realizan su formación MIR en el Principado y aunque no cumplan el requisito para formar parte de las bolsas de empleo público, piden flexibilizar los mecanismos actuales de contratación de la Administración pública. Ampliar las 150 plazas de ingreso que se fijan por año en la Facultad de Medicina es otra de las reivindicaciones del SIMPA. "Es un número muy bajo", arguye Antonio Matador sobre los numerus clausus actuales en esta disciplina.

El presidente del Colegio de Médicos, Alejandro Braña, es más prudente a la hora de abrir la mano en la formación de más facultativos. "Aumentar el número de licenciados en nuestra Facultad no resuelve el problema de inmediato; desde que comienzas a formar a un chaval hasta que es especialista pasan unos diez años", argumenta. Por ello, el presidente del Colegio de Médicos es más partidario de ampliar la edad de jubilación dos años como mínimo . "En Primaria y Medicina de Familia hace años que estamos en una situación precaria", sostiene Braña. Y ese relevo, continúa el presidente del Colegio de Médicos, "no se logra de hoy para mañana, sino que hace falta que haya gente que le interese venir a trabajar a Asturias, que se vea como un sitio bueno para el desempeño profesional". Una solución, según Braña, sería facilitar que a los médicos "en situación de subempleo" se les facilite "un trabajo en condiciones de estabilidad". Ampliar las plazas MIR a todos los hospitales como reclama el SIMPA es una decisión que depende del Ministerio de Sanidad y de la Comisión Nacional de Especialidades, precisó el presidente del Colegio de Médicos.

Los facultativos reconocen el problema "agudo y acuciante" de la próxima jubilación, en el horizonte de tres años, de medio millar de médicos y 1.300 hasta 2025, resulta extensivo a todo el país. "Ahora lo que tenemos es un caos y una crisis total que se nos echa encima", aprecia Alejandro Braña quien, no obstante, urge a la liberalización de las contrataciones para que pueda desplazarse a Asturias personal de otras comunidades.

Ese déficit de médicos se traslada también a las aulas de la Universidad. Las facultades de Medicina están preocupadas por la pérdida del profesorado permanente a causa de las limitaciones en la tasa de reposición de personal y en las dificultades para acceder a la acreditación docente oficial de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca). La Conferencia de Decanos de Medicina está estudiando la situación y, según unas primeras estimaciones, "en los próximos 10 años se jubilaría cerca del 42 por ciento de los profesores que forman parte de la plantilla permanente", según José Pablo Lara, decano de la Facultad de Málaga y portavoz de la Conferencia de Decanos de Medicina. Ahí también urge atender el necesario relevo generacional, constantan los decanos de Medicina.

Compartir el artículo

stats