Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las agresiones al personal sanitario aumentan el 20% en sólo un ejercicio

La violencia responde a la tensión por la espera y al desacuerdo sobre el diagnóstico

Las agresiones al personal sanitario aumentan el 20% en sólo un ejercicio

Los médicos sufren un 35 por ciento de las agresiones físicas y verbales que denuncia el conjunto del personal sanitario, fundamentalmente por desacuerdos con los diagnósticos y los tiempos de espera. El Colegio de Médicos asegura que las cifras se mantienen estables "año tras año" pese a que el número de denuncias es muy inferior a los casos que se producen. Su presidente, Alejandro Braña, anima al personal sanitario a comunicar todos los hechos que se producen "para acabar con esta lacra".

La Consejería de Sanidad del Principado tramitó en 2016 un total de 234 denuncias por agresiones de diferente tipología contra el personal sanitario, aunque sólo las físicas ya sumaron 43. En conjunto las cifras fueron un 20 por ciento superiores a las de 2015. Las principales víctimas son mujeres, y mayoritariamente las enfermeras de los hospitales. Y los agresores son principalmente hombres.

El área sanitaria IV que comprende Oviedo, Siero, Salas y los concejos del Camín Real de la Mesa (Belmonte, Candamo, Grado, Illas, Las Regueras, Proaza, Quirós, Santo Adriano, Somiedo, Teverga y Yernes y Tameza). Sólo en este área, donde está el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) se registraron 82 casos. Le siguen a distancia Gijón (área V) y Avilés (área III). Las denuncias son fundamentalmente por agresiones verbales, con un total de 147 incidencias. A continuación se sitúan las agresiones físicas, con 43, y las amenazas con 34.

Los médicos que denunciaron algún tipo de agresión fueron 76, casi el 35 por ciento, aunque el personal de enfermería se llevó la peor parte, con 89 denuncias que representaron casi el 41 por ciento. También el personal no sanitario sufrió ataques y amenazas. De hecho, se registraron 23 casos, el 10,55 por ciento.

De los 234 casos contabilizados en la región, en 141 el agresor era hombre, en 89 mujeres y el resto desconocido. Por contra, de las víctimas, 196 eran mujeres y 38 hombres.

La mayor parte de los insultos, amenazas y casos de violencia física se produjeron durante la asistencia hospitalaria, con 141 denuncias, mientras que en otros 91 se desarrollan en los centros de salud de atención primaria.

Alejandro Braña, presidente del Colegio de Médicos del Principado de Asturias, incidió en que "se han conseguido avances, pero siempre son insuficientes mientras exista la violencia, que en ningún caso tiene justificación y que deteriora las relaciones entre los pacientes y el personal sanitario, ya que se produce una desconfianza que no beneficia a nadie".

Aún así, incidió en que "no se denuncian los casos reales que se producen, porque son los propios afectados los que en la mayoría de los casos restan importancia a esos insultos y amenazas, achacándolo al nerviosismo de los pacientes y de sus acompañantes". Y es que las principales causas de estas agresiones, según los estudios realizados por el Colegio de Médicos del Principado, son la tensión generada por los tiempos de espera y el desacuerdo con el diagnóstico. "El patrón se repite año tras años y también el número de denuncias es más o menos constante, según los datos provisionales de 2017. Pero es necesario conciencia social de que la violencia es intolerable", indicó Braña.

Compartir el artículo

stats