Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueva inversión para lanzar un detector de cáncer de próstata desde Asturias

El empresario Iván Merás, accionista mayoritario de una compañía nacida en la Universidad y el HUCA que busca un negocio de 60.000 millones anuales

Agustín Costa, a la izquierda, e Iván Merás, ayer, en Oviedo. IRMA COLLÍN

La empresa de investigación médica Healthsens, creada en 2009 por científicos de la Universidad de Oviedo y del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), con el respaldo de varias compañías de la región, dio ayer un importante paso adelante con la ampliación de capital firmada por el empresario asturiano Iván Merás, que se convierte así en su accionista mayoritario. La compañía fue puesta en marcha con el objetivo de desarrollar, producir y comercializar sensores electroquímicos capaces de detectar enfermedades muy frecuentes. En el momento actual tiene diseñados sendos biomarcadores de cáncer de próstata e insuficiencia renal de uso sencillo, casi doméstico, similares al de los dispositivos que permiten medir la glucosa en la sangre.

"Cuando el desarrollo esté completado y podamos comercializarlos a nivel mundial, estaremos hablando de un volumen de negocio anual de entre 50.000 y 60.000 millones de euros" (o sea, entre 60.000 y 70.000 millones de dólares, en números redondos), subrayó Iván Merás, quien toma como base de estas estimaciones la previsión de unos mil millones de usuarios al año.

Healthsens tiene como principales referentes científicos a Agustín Costa, catedrático de Química Analítica de la Universidad, y a Carlos López Larrea, catedrático de Inmunología que compagina la investigación con su trabajo en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

La inyección de capital fue oficializada ayer en presencia de todos los accionistas, que ahora pasan a ser minoritarios, dado que en torno al 65 por ciento ha quedado en manos de Iván Merás. El empresario hizo hincapié en que su apuesta se basa en el hecho de que "tenemos desarrollada una metodología única en el mundo con un potencial enorme para la salud de las personas".

"Creatsens", biomarcador de creatinina, "está contrastado y listo para ser fabricado a gran escala", señalan Merás y Costa. Simplemente requerirá colocar una gota de sangre sobre una tira reactiva, igual que la glucosa, y dará resultados "en pocos segundos". El aparato es fácilmente manejable, pequeño, de un tamaño incluso inferior al de un teléfono móvil. Sus destinatarios principales son las personas con problemas de riñón, en particular las que están sometidas a tratamiento de diálisis.

Pero las mayores expectativas están depositadas en "Prostatesens", biomarcador de PSA, una proteína presente en la sangre y que, mediante un sencillo análisis de una gota de suero, permite determinar el riesgo de que un paciente sufra cáncer de próstata. En este caso, la previsión es que el aparato esté disponible, por ejemplo, en farmacias, y que la persona interesada en la prueba pueda adquirir una tira reactiva y hacerse el análisis prácticamente sobre la marcha. "Son dispositivos revolucionarios y máximamente accesibles. El usuario los tiene siempre a mano y pueden permitir un ahorro enorme de recursos a los sistemas sanitarios", destaca Iván Merás.

Sin embargo, el nuevo accionista mayoritario de Healthsens admite que dar el último impulso a algunas investigaciones y poner estos aparatos en el mercado a escala mundial requiere otra aportación financiera de gran envergadura. "Ahora estamos en la búsqueda de fondos para rematar el sensor de cáncer de próstata y lanzar la comercialización, y que la empresa tenga una proyección de futuro importante. Ya estamos en ello y ya han venido a vernos varias farmacéuticas importantes", señalan Agustín Costa e Iván Merás.

Compartir el artículo

stats