Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos voluntarias asturianas, abandonadas en Sri Lanka por una supuesta ONG

Las jóvenes se quedaron sin alojamiento ni comida, a pesar de estar supuestamente incluidos en el precio que pagaron por el viaje

Condiciones pésimas de la cocina en la que alimentaban a los voluntarios.

Condiciones pésimas de la cocina en la que alimentaban a los voluntarios.

"Proyectos fantasmas, mala organización, falta de comunicación y estafa económica", así resumen los llamados "helpers" la experiencia con la supuesta ONG "Yes We Help". Los voluntarios denuncian que la organización les ha dejado sin alojamiento ni comida en Sri Lanka y Ghana, a pesar de estar supuestamente incluidos en el paquete de viaje por el que pagaron 850 euros. Entre los afectados hay dos jóvenes de Siero con un objetivo: "solo queremos que no vuelva a pasarle a nadie".

La mayoría de los voluntarios afectados conoció "Yes We Help" a través de Instagram, principal red por la que se anuncia y en la que aparece como ONG, y donde prometen un viaje idílico bajo el eslogan "te cambiará la vida y mejorará la de muchos otros".

La organización, que realmente es una sociedad limitada y no una ONG, vende paquetes de voluntariado en su web que incluyen cuatro proyectos a elegir en Ghana, Sri Lanka y Tailandia en los que los "helpers" - como llaman a los voluntarios- supuestamente ya tienen incluida la comida, el alojamiento y la organización de planes para los fines de semana. Sin embargo, los voluntarios han denunciado en las redes sociales una presunta estafa de la organización. La mayoría de los "helpers" denuncian que comienzan el viaje con el desconcierto de si alguien les recogerá o no en el aeropuerto y con un sobrecoste excesivo por el transporte al destino. "Después de 24 horas de viaje, nos encontramos con que no había nada para comer, que no entraba en la manutención que supuestamente teníamos pagada y que ni siquiera había algo abierto para comprar", explican las dos asturianas afectadas, tras su llegada a Karapitiya, Sri Lanka.

Estas dos jóvenes, que prefieren mantener su anonimato, explican que también fueron engañadas con el alojamiento, poniéndolas en peligro durante su estancia allí. "Nos llevaron a 30 chicas solas a una casa apartada de la casa helper, a la que se accedía por callejones sin luz y poco transitados, donde hemos tenido algún que otro susto, desde que nos persiga gente hasta que nos intenten entrar en casa", relatan. "Nos buscamos la vida estos 5 días en hoteles de mala muerte". Las chicas denuncian que la organización les dejó tiradas de improvisto. "El día 20 nos pusieron de patitas en la calle con las maletas cuando supuestamente el voluntariado era hasta el día 25 de julio, sin una explicación", critican. "Cada día descubríamos una mentira más. Nos enteramos de que el proyecto de orfanato no existe. Igual que el proyecto fantasma de Tailandia o el proyecto de salud en Sri Lanka que comenzó en un hospital privado al nivel de cualquier clínica privada en España", critican las jóvenes, que participaron en un proyecto de educación en el que, explican, "no hacíamos falta".

Compartir el artículo

stats