Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gijonés Faustino Blanco renueva su cargo en el Ministerio de Sanidad

María Luisa Carcedo pidió a Pedro Sánchez la continuidad de su colaborador l Verónica Martínez, directora general de Trabajo

El médico gijonés Faustino Blanco continuará como secretario general de Sanidad, en el marco del Ministerio de Sanidad, según aprobó ayer el Consejo de Ministros. Esta decisión no era esperada en los ambientes políticos y sanitarios, por cuanto se vinculaba el destino de Blanco al de la también asturiana María Luisa Carcedo, quien lo incorporó a su equipo en septiembre de 2018, cuando fue nombrada ministra de Sanidad. Sin embargo, Carcedo ha sido excluida del nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez para hacer un hueco al socialista catalán Salvador Illa.

Según ha podido saber este periódico, fue la propia María Luisa Carcedo la que reclamó a Sánchez la continuidad de su amigo y estrecho colaborador, como manera de dar continuidad a las políticas impulsadas en este último año y medio. Entre ellas, han destacado la batalla contra las pseudociencias y las pseudoterapias, y el sensible incremento de las plazas MIR para dar respuesta a la escasez de médicos y enfermeras en el Sistema Nacional de Salud. Sin embargo, no parecía fácil que el presidente del Gobierno atendiese esta petición habida cuenta la tendencia de que cada ministro tenga la potestad de configurar su propio equipo.

Nacido en 1953, Faustino Blanco González fue consejero de Sanidad del Principado entre 2012 y 2015. Al final de su mandato, se posicionó de manera muy prominente a favor de Pedro Sánchez -y de su "no es no" a propiciar la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno en 2016- cuando este fue descabalgado de la secretaría general del PSOE.

Licenciado en Medicina por la Universidad de Oviedo, trabajó en la asesoría técnica de planificación del Insalud. En el Principado fue director general de Salud Pública y gerente del Servicio de Salud del Principado (Sespa). En diversas etapas de su carrera ha ejercido como médico de familia, en los últimos tiempos en el centro de salud de El Coto, de Gijón.

Directora de Trabajo

De otro lado, el Consejo de Ministros nombró ayer a la también gijonesa Verónica Martínez Barbero directora general de Trabajo. Hasta la fecha era presidenta del Consejo Gallego de Relaciones Laborales. Desde 2006 es inspectora de Trabajo y Seguridad Social, actualmente en excedencia. Su nombramiento había sido anunciado el pasado día 12.

Licenciada en Derecho por la Universidad de Oviedo, Martínez Barbero se especializó en varias materias que son competencia de la Inspección, entre ellas la discriminación e igualdad en el ámbito laboral, modalidades de contratación y negociación y mediación. Desde 2008, ha actuado como mediadora y árbitra del Acordo Interprofesional Galego sobre Procedementos Extraxudiciais de Solución de Conflictos de Traballo (AGA). Asimismo, entre otras ocupaciones, ha ejercido como profesora en la Escuela de Relaciones Laborales de A Coruña (ERLA) y venía dirigiendo la "Revista Galega de Dereito Social".

Compartir el artículo

stats