Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"La guerra al virus todavía no está ganada", avisa la alcaldesa de El Franco

"Nos cortan las alas de nuevo", afirma Sandra Rey, quien añade que hay mucha incertidumbre por el coste laboral y el tiempo de confinamiento: "Seguro que serán más de cinco días", vaticina. El empresario Carlos Castro, que tiene una empresa de viajes en barco por la ría del Eo, está "muy preocupado" porque ve cómo se tambalea la empresa. "Perdimos la Semana Santa y ahora no pudimos ni empezar el verano", se queja. A pie de calle, hay miedo y se vuelven a ver estampas que ya parecían del pasado, como los tractores rociando lejía por las aceras y zonas públicas. El farmacéutico Guillermo Antolín asegura que los rebrotes "estaban previstos" y se suma a las recomendaciones: "Uno se debe proteger en todos los casos y usar sí o sí mascarilla". Idéntica opinión a la del matrimonio tapiego formado por Manuel Alonso y María Jesús Campón, que ayer se desplazaron a Vegadeo para hacer las compras rutinarias "porque tenemos Ribadeo cerrado".

El comité para la desescalada del Principado, reunido ayer, insistió en los mensajes de prudencia al tiempo que pidió a los ayuntamientos del Occidente asturiano evitar eventos y actividades que supongan concentraciones y movimiento de población, con el consiguiente riesgo.

Tapia no celebró su mercado de los lunes, El Franco suspendió el suyo semanal y lo mismo hizo Valdés, que también cerró los albergues de peregrinos municipales de Cadavedo y Almuña. "Atendemos las recomendaciones de Salud Pública. La guerra al coronavirus todavía no está ganada", advirtió Cecilia Pérez, alcaldesa de El Franco y presidenta de la Federación de Concejos (FACC).

Compartir el artículo

stats