Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inquietud en los colegios por la falta de instrucciones para el próximo curso

"Está todo en el aire", lamentan los directores, que critican que la Consejería "no da señales de vida" a dos meses de la vuelta a las aulas

Desde la izquierda, en torno a la mesa, la consejera Carmen Suárez; la directora general de Infraestructuras Educativas, Ana Isabel López; la concejala de Educación de Llanera, María Montserrat Alonso, y el alcalde, Gerardo Sanz, ayer en Oviedo.

Desde la izquierda, en torno a la mesa, la consejera Carmen Suárez; la directora general de Infraestructuras Educativas, Ana Isabel López; la concejala de Educación de Llanera, María Montserrat Alonso, y el alcalde, Gerardo Sanz, ayer en Oviedo.

Quedan dos meses para que empiece el próximo curso escolar y en los centros cunde la alarma. Nada saben aún de la vuelta al cole de septiembre. Ni siquiera si las aulas estarán formadas por 15, 20 o 25 alumnos. La incertidumbre es total y no solo en Asturias, sino

Lo cierto es que planificar el próximo curso, garantizando la "mayor presencialidad posible" y cumpliendo las medidas de seguridad frente al covid-19, no es tarea fácil. En Asturias son 502 centros -397 públicos y 105 concertados-privados- con más de 136.000 alumnos. Según las fuentes consultadas, el departamento de Carmen Suárez, recién reestructurado para afrontar el reto de septiembre, "no da abasto". De momento, lo único claro es que los alumnos deberán sentarse a metro y medio de sus compañeros, ya que la Consejería "no trabaja", tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, en crear "clases burbuja", en las que los niños de Infantil y Primaria pueden interactuar sin mascarilla ni distancias. El Principado tampoco ha planteado al Ministerio la posibilidad de que los alumnos de institutos abarrotados no guarden las distancias y en su lugar lleven todo el rato la mascarilla puesta.

Al menos en el área central, los problemas de espacio son evidentes. Los colegios ya han remitido al Principado sus necesidades de cara a septiembre, en respuesta a una encuesta que envió el pasado mes la Consejería. A los equipos directivos les preocupa no tener todavía a estas alturas instrucciones. "De momento, solo estamos midiendo distancias de 1,5 metros entre un alumno y otro. Pero el Principado no puede saber el límite de estudiantes por aula, porque cada centro tiene sus medidas", dice la directora de un equipamiento ovetense. A muchos las cuentas no les sale. "Nosotros tendremos serias dificultades si nos ponen el tope de 20 alumnos por aula en Infantil y Primaria, puesto que no tenemos ni sitio ni profesorado para atender a todos los que nos sobran. Ahora tenemos 25 por aula. Y peor aún es la situación en la ESO, con 30 por clase. Tenemos espacios para ampliar, como bibliotecas o salones, pero no para tantos estudiantes", cuentan en un colegio de Gijón. "Ni hay espacios suficientes para todos los centros ni hay dinero necesario", comentan en otro centro gijonés. Según los directores, la Administración tampoco concreta cuántos profesores se necesitarán en septiembre, y tendrán que ser más. "No hay nada claro, y no pretenderán que nos partamos por la mitad", señala el responsable de un colegio de la zona central.

¿Qué pueden hacer mientras tanto los equipos directivos? Elaborar sus propios planes de contingencia, pero siendo conscientes de que muchas de las actuaciones "dependerán de las limitaciones o aportaciones que haga la Consejería". Una de las medidas que propone la Ministra Celaá y que Asturias no descarta es la de utilizar espacios externos a los centros para dar clases, como bibliotecas, ludotecas, polideportivos o centros culturales. La titular de Educación en la comunidad, Carmen Suárez, continuó ayer con la ronda de contactos con ayuntamientos iniciada hace quince días para planificar los espacios de los centros. En esta ocasión se reunió con representantes de Llanera, Noreña y Coaña.

"En estos últimos días han sido numerosos los compañeros que se han puesto en contacto con nosotros para preguntarnos: cómo se va a organizar el próximo curso, cómo se va a garantizar que se concilie el teletrabajo, cómo se van a garantizar las medidas de seguridad, cómo se van a gestionar los comedores o el transporte escolar, cómo se va a bajar la ratio sin contratar más profesorado...", denuncia el sindicato docente UGT. "Preguntas -añade- a las que la Consejería de Educación da la callada por respuesta como si ello fuera un secreto de estado. La incertidumbre y la falta de certezas están poniendo de manifiesto una carencia de liderazgo muy preocupante".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats