Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Principado quiere imponer las mascarillas, como Cataluña y Baleares

Barbón achaca los rebrotes a que las comunidades no pasaron todos los ciclos de confinamiento

El uso de la mascarilla podría convertirse en obligatorio en toda Asturias siempre, aunque se pueda garantizar la distancia de seguridad, a imagen y semejanza de lo que ocurrirá a partir de hoy en Cataluña y de los próximos días en Baleares. Lo desveló ayer el presidente del Principado, Adrián Barbón, en una publicación en las redes sociales. A una pregunta sobre por qué no hacer obligatoria la mascarilla en Asturias, Barbón contestó: "En ninguna comunidad autónoma es, hoy por hoy, obligatoria. Pero es algo que estamos barajando". La propuesta partió de la Consejería de Salud, que analizará los pros y los contras que acarrearía la medida.

Fuera de Asturias, el presidente catalán, Quim Torra, fue el primer dirigente autonómico en anunciar el uso obligatorio de la mascarilla. Será a partir de hoy, en todos los espacios públicos de Cataluña, interiores o exteriores. Habrá multas de 100 euros para los infractores. La medida coincide con el rebrote de la comarca del Segrià, que ha obligado a confinar a 200.000 personas.

Baleares ha seguido los pasos de Cataluña y obligará en unos días (probablemente a partir del sábado) a usar mascarilla siempre, aunque se pueda garantizar la distancia social. También el Gobierno vasco impondrá el uso de la mascarilla en Ordizia (Guipúzcoa), donde se registra un rebrote con 48 positivos. Pero la medida podría extenderse a otras localidades, advirtió la consejera de Salud, Nekane Murga.

Barbón achacó los rebrotes de coronavirus a que se haya permitido la movilidad entre comunidades, pese a que algunas no pasaron por todas las fases de la desescalada. Calificó de "temeridad" que varias regiones -en alusión a Madrid, Cataluña y Castilla y León- no pasaran por la fase 3 del confinamiento. "La reactivación sin pasar todos los ciclos ha activado los brotes de una manera mucho más rápida", resaltó.

Achacó a la "toxicidad" de la política madrileña que el Gobierno de Pedro Sánchez no intentara otra prórroga del estado de alarma en el Congreso: "Ahora estamos gestionando las comunidades autónomas y vemos que los que criticaron el estado de alarma ahora miran hacia él". Señaló que si tuviera competencias para aislar a Asturias establecería "controles mucho más exhaustivos" y cerraría las fronteras con los lugares donde hay rebrotes.

Sobre la situación del Principado, donde el martes se registró el primer positivo en 26 días, destacó que permanecen en observación varias personas que viajaron fuera y tienen "algún tipo de síntoma".

En Asturias, Cangas de Onís ha dado un paso: la mascarilla es desde ayer obligatoria, "siempre que no sea posible mantener la distancia de seguridad de 1,5 metros". Habrá multas de hasta 100 euros para los infractores. La medida se incluye en un protocolo que da también instrucciones para usar las calles.

"Somos un concejo consolidado turísticamente, hemos sido elegidos como uno de los diez municipios más demandados del Norte, y es prioritario adelantarnos para gestionar a los visitantes, peregrinos y turistas que vamos a asumir este verano", avanzó el alcalde de Cangas de Onís, José Manuel González Castro, durante la presentación del protocolo, gestionado en el seno de la Mesa de la Salud local, que forman sanitarios, Ayuntamiento, Casa de Cultura, polideportivo y los centros educativos del concejo.

El Gobierno local, ha establecido un uso unidireccional de catorce calles. En la avenida de Covadonga, la arteria principal de la ciudad, los viandantes ya deben usar una acera de ida y otra de vuelta. Los peatones deberán subir por un lado del Puente Romano y bajar por otro. Y así sucederá en la mayor parte de los hitos turísticos. Incluso se definirán dos puestos para sacar fotografías al puente desde su frente. "Se ofrecerá información continua, sobre todo, a la salida de los aparcamientos" para que todos sepan que la circulación de los peatones está controlada.

Tal como explicó la teniente de alcalde, Marifé Gómez, el objetivo es establecer, y hacer cumplir, una serie de medidas preventivas que eviten contagios teniendo en cuenta el alto índice de visitas que ya está recibiendo la ciudad. A las flechas pintadas en pasos de cebra y aceras indicando el sentido de la marcha, se unirá señalítica vertical.

Habrá, además, tres puntos de información oral en el parking del Lleráu, en la oficina de turismo y en el espacio que ocupa la zona azul. Se colocarán 18 dispensadores fijos de gel hidroalcohólico y se subrayará la importancia de las medidas preventivas en los parques infantiles. A los paneles repartidos por la ciudad, se unirá el reparto de folletos. Por el momento "está marcada la avenida de Covadonga por se el lugar que más densidad de peatones asume", pero para el próximo viernes se completarán las señalizaciones

También habrá un especial cuidado en uno de los principales atractivos de los domingos de la ciudad: el mercáu semanal de los domingos, conocido popularmente como "La Plaza". Una empresa de seguridad privada -contratada para aliviar la carga de la Policía Local- velará por el cumplimiento de las normas que obligan recorrer los puestos en una misma dirección, evitando el cruce entre personas. Sólo habrá dos puntos de acceso. Los artesanos de los soportales del Palaciu Pintu deberán guardar una distancia entre sí de dos metros; los que se colocan fuera deberán separarse unos de otros con plásticos.

Compartir el artículo

stats