Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una mujer de 71 años, primera víctima del covid en Asturias de los infectados en verano

La detección de un contagiado en un geriátrico de Gijón obliga a realizar pruebas PCR a todos los residentes y trabajadores

Residencia geriátrica de Montevil (Gijón) en la que se ha declarado un brote. JUAN PLAZA

Una mujer de 71 años que permanecía ingresada en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) se ha convertido en la primera víctima del coronavirus en la región entre los infectados en lo que va de verano (julio y agosto). Todos los muertos anteriores -340 según los criterios de contabilidad que aplica el Ministerio de Sanidad- se habían contagiado previamente. Según ha podido saber LA NUEVA ESPAÑA, la paciente, fallecida el sábado, padecía alguna enfermedad grave antes de infectarse.

La segunda nota significativa de la jornada de ayer fue la detección de un nuevo brote de covid-19 al detectarse un positivo en el centro gerontológico Montevil, una residencia de Gijón de titularidad privada.

Según informó la Consejería de Salud, el residente ya ha sido trasladado al Centro para Discapacidades Neurológicas (Credine), de Barros (Langreo). Según establece el protocolo del Ministerio de Sanidad, si se notifica un solo caso en una residencia se considera ya un brote. Ayer por la tarde, el Servicio de Salud del Principado (Sespa) comenzó a realizar pruebas PCR a todas las personas del centro, tanto residentes como trabajadores. "Asimismo, se han adoptado las medidas de prevención y protección adecuadas para proteger a este colectivo", subrayó la Consejería de Salud mediante un comunicado público.

Además, los servicios sanitarios confirmaron ayer la existencia de 26 nuevos positivos en el Principado. De ellos, cuatro son contactos estrechos de casos conocidos y siete son importados. "El resto de los nuevos contagios están en estudio para identificar su vínculo epidemiológico", señaló Salud. Y puntualizó que "todas las personas, a excepción de una que tuvo que ser ingresada, presentan síntomas leves y están en aislamiento en sus domicilios".

En el momento actual, Asturias es la comunidad autónoma con la incidencia acumulada más baja de toda España: 33 casos diagnosticados cada 100.000 habitantes en los últimos catorce días y 18 por 100.000 en los últimos siete días. El director general de Salud Pública, Rafael Cofiño, destacó ayer la importancia de no bajar la guardia: "Es preciso entrar en septiembre con la menor incidencia posible para garantizar un entorno comunitario con poco virus circulante". Y agregó: "Esto protegerá más a los espacios educativos y a los espacios con personas vulnerables, y nos protegerá más a todos".

En esta misma línea, el doctor Cofiño lanzó un llamamiento a la responsabilidad que incluye una explícita apelación a los turistas, protagonistas de algunas situaciones polémicas en los últimos días: "Es fundamental un compromiso en las medidas de protección y prevención por parte de todas las personas que viven y visitan Asturias". Todo ello -apostilló- con el objetivo de fondo de evitar un nuevo confinamiento.

Las autoridades sanitarias reiteraron ayer que las personas que esperan el resultado de una prueba PCR, sea por sospecha de caso o por estudio de contactos estrechos, "deben permanecer en su domicilio y restringir su vida social". Asimismo, insistieron en que "es fundamental que todas aquellas personas que sean consideradas contactos estrechos cumplan rigurosamente la cuarentena tal como se les informa desde Salud Pública".

Compartir el artículo

stats