11 de septiembre de 2020
11.09.2020
La Nueva España

Las empresas familiares dicen "no" a una subida de impuestos durante la crisis

El presidente de AEFAS, Jorge Suárez, reclama medidas para eliminar la burocracia administrativa

11.09.2020 | 00:06
Las empresas familiares dicen "no" a una subida de impuestos durante la crisis

Evitar la subida de impuestos en plena crisis, ofrecer ayudas directas a las empresas, impulsar una política industrial "que ahora no existe", modernizar la Administración para acabar con la burocracia y apostar decididamente por la innovación y el desarrollo (I+D+i). Son las principales demandas que lanzó el presidente de la Asociación de Empresa Familiar de Asturias (AEFAS), Jorge Suárez Díaz, durante su intervención en la comisión de seguimiento de la gestión del covid-19 en la Junta General del Principado.

Suárez estacó que las empresas familiares son "las raíces y el tronco" de la economía y garantes "de la estabilidad, el desarrollo y el Estado del bienestar". Ofreció cifras: en España suponen el 90 por ciento de las empresas, el 70 por ciento de los empleos privados y el 60 por ciento del producto interior bruto (PIB). Y en Asturias suman uno 3.000 millones de euros de facturación, 19.000 empleos y más del 12 por ciento del PIB regional.

Fue muy crítico con las políticas gubernamentales en torno a las empresas y destacó que mientras en España se pasó de ayudar con 7.500 millones en 2001 a 3.000 millones en 2017, en otros países europeos las ayudas se han disparado en ese mismo período de tiempo: de 18.000 a 42.000 millones en Alemania y de 5.300 a 17.000 millones en Francia. De tal manera que entre las grandes economías europeas, España es "el país que menos ayuda a sus empresas". Y no tiene "nada que ver con ideologías, pues entre 2001 y la actualidad ha habido gobiernos con sensibilidades diferentes", subrayó.

Incidió asimismo en el grave daño que la burocracia provoca a lo ciudadanos y, en especial, a las empresas. Relató casos de esperas de 18 meses para conseguir licencias de construcción, de cuatro meses para un cambio de titularidad "que podría hacerse de hoy para mañana" o de cinco años para abrir una empresa que tardó en construirse seis meses. Reclamo acciones decididas contra la "ineficiencia" de los servicios públicos, mediante la digitalización e incentivos a la productividad. Y "copiar" lo que funciona en otros países, como las políticas sobre la Formación Profesional en Alemania.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído