Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inquietud vecinal por no recuperar al 100% la actividad en los consultorios

En Trevías (Valdés) se quejan de tener la mitad de médicos; en Llanes y San Esteban, la cita previa para cribar pacientes no cuaja

José García Fernández, Manuela García Martínez, María Victoria Iglesias Suárez, David García García y Pilar García Fernández, delante del consultorio de Trevías.

José García Fernández, Manuela García Martínez, María Victoria Iglesias Suárez, David García García y Pilar García Fernández, delante del consultorio de Trevías. A. M. SERRANO

No acaban de bajar las aguas tranquilas en los centros de salud y consultorios médicos de la zona rural de Asturias. En marzo se mermaron considerablemente los servicios debido a la pandemia y aunque a lo largo del verano se han ido recuperado (reapertura de centro, vuelta de médicos), hay zonas que no mantienen la cobertura que tenían originalmente, algo que inquieta y preocupa mucho a los vecinos.

En Valdés hay especial preocupación en los consultorios periféricos asociados al centro de salud de Trevías. Las asociaciones de vecinos de Ayones, Carcedo, Paredes, Muñás, Cadavedo y Querúas exigen una pronta reapertura en las condiciones que el Principado prometió a principios de mes. El portavoz de Carcedo, Manuel Castro, señala que no hay médicos suficientes en Trevías (había seis antes de la pandemia y ahora, tres) y asegura que en zonas rurales esta parroquia "es muy necesario tener un servicio sanitario cerca". El Principado abre los consultorios, "pero no todos todas las semanas ni según la fecha pactada" y los vecinos no saben a qué atenerse.

"Los usuarios son personas mayores y también de personas con pensiones no muy altas que no se pueden permitir ir a Trevías en taxi cada vez que lo necesitan", destaca Castro. En Ayones, tienen la misma opinión. La tesorera de la asociación vecinal, Carmen Menéndez, asegura que la población "cree que los consultorios se van a cerrar definitivamente". Además, pone el foco en la atención que recibe el paciente y las condiciones en las que trabajan los médicos, con jornadas largas y en lugares con escaso mantenimiento (el consultorio periférico de Ayones que tiene una gotera).

"Al final, luchamos por tener un servicio básico y bueno", detalla. Se ha dado el caso de un médico que, tras una guardia de toda una noche, tuvo que atender uno de los consultorios a mediodía, la misma jornada en la que terminó el turno nocturno. Los vecinos exigen una solución inmediata o nueva circular para dar a conocer los horarios de los centros. Sus quejas están manos de la gerencia.

Pero en los lugares donde más o menos los recursos se han recuperado, surgen otras quejas, como el modo de operar ahora para acudir a ver al médico: imprescindible consulta previa por teléfono y esperar fuera.

En el Oriente la actividad en los periféricos está recuperada. Los ambulatorios de Nueva y Pendueles (Llanes), cuyo cierre había motivado varias manifestaciones tiempo atrás de sus usuarios, recuperan el ritmo. Sin embargo, la nueva situación de cita previa que impide entrar en el interior del recinto a la sala de espera no contenta a todos en Pendueles, donde ayer echaban de menos un lugar donde poder resguardarse de la lluvia, el viento o el frío, o esperar sentados. Ahora los pacientes han de hacerlo en la calle, en un lugar que carece de techumbre o resguardo alguno. En Cabrales el centro ambulatorio también ha abierto con normalidad.

El consultorio médico de San Esteban (Muros) ha reabierto en horario de 8 a 12 horas y con llamada telefónica previa a modo de triaje o criba de pacientes.

"Bien, de momento bien pero no abren como antes que estaban de 8 a 3, y deberíamos recuperar el servicio completo", señala Anselmo Hulton, presidente de la asociación vecinal "Nuestra Señora del Carmen". Indica que los vecinos más mayores aún no se adaptan a las llamadas telefónicas y que prefieren acudir al consultorio como hasta ahora. Además, Hulton entiende que se debe recuperar el horario completo del servicio a partir del 30 de septiembre, cuando se inicia la campaña de vacunación de la gripe.

Los consultorios del área sanitaria II, con cabecera en Cangas del Narcea, cerrados debido a la pandemia del coronavirus, ya han retomado la actividad. Se trataba de los centros de Gera, Soto de la Barca, Tuña y Bárcena del Monasterio, en Tineo, y de los de Ventanueva, Tebongo, Besullo y Arbas, en Cangas del Narcea, que volvieron a abrir sus puertas el martes. Desde la Gerencia del área sanitaria se asegura que todos los consultorios vuelven a estar trabajando "con normalidad, dentro de la situación actual".

Compartir el artículo

stats