Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Grados online, una de las diez apuestas de Villaverde para llegar al Rectorado

"Somos una Universidad presencial, pero no podemos perder el tren de la digitalización", dice el candidato, que quiere "dignificar" la docencia

"Convivir con la realidad digital". Esa es una de las diez ideas sobre las que se sustenta la candidatura del constitucionalista Ignacio Villaverde al rectorado de la Universidad de Oviedo. A poco más de un mes de que se celebren las elecciones -aún no han sido convocadas, pero se esperan para finales de noviembre-, el catedrático de Derecho Constitucional explica qué institución académica pretende construir en los próximos cuatro años. Uno de sus pilares es la transformación digital, hoy más necesaria que nunca por la pandemia. "La Universidad de Oviedo es y será presencial, pero el mundo ha cambiado. Tenemos que hacer una inversión muy fuerte en digitalización y diseñar una oferta formativa a través de internet. De lo contrario, estaremos perdiendo un tren", destaca Villaverde, que piensa en las carreras tecnológicas para dar un salto a lo online "casi inmediato".

El rival del actual rector en funciones, Santiago García Granda, puntualiza que no se trata de sustituir sino de "complementar". Es decir, y siguiendo con el ejemplo de las titulaciones tecnológicas, "podemos tenerlas también en una plataforma digital", además de ofrecerlas presencialmente como hasta ahora. ¿Y para qué? "Si yo tengo una buena plataforma digital, estoy dando la oportunidad de estudiar en Asturias a jóvenes de fuera que, por sus condiciones económicas, no pueden desplazarse hasta aquí", responde Ignacio Villaverde, que piensa también que este es un buen modelo para acercar al Principado a estudiantes de Latinoamérica, "nuestro compañero de viaje natural".

Sobre ello, el profesor gijonés hace otra reflexión: "No podemos pensar en titulaciones del pasado, tenemos que pensar en las del siglo XXI. Por ejemplo, ¿tiene sentido implantar Periodismo en Asturias cuando a lo mejor lo que necesitamos es una titulación de Comunicación Digital? ¿Y es mejor un grado o un postgrado? A esas preguntas son a las que tenemos que empezar a dar una respuesta". De respuestas va también la segunda idea de Villaverde para su Universidad y que resume en tres palabras: "Siempre con Asturias". "Tenemos que abandonar la senda de la confrontación, que es a lo que nos ha llevado el actual Rector, y ponernos a disposición de la comunidad. El 80% de los proyectos que se han presentado para la estrategia de región inteligente vinieron de la Universidad. Pues esa es la institución que quiero. Tenemos ahora campos prioritarios, como la transición ecológica, la demografía o los retos sanitarios, de los que hay grupos de investigación muy potentes", señala. En definitiva, "tenemos mucho músculo para dar respuestas a las preguntas de la región", remata.

Otra idea, y es la tercera, es "recuperar la confianza y la ilusión". Villaverde y su equipo quieren una "universidad orgullosa de serlo, que no se resigna a la fatalidad de la desesperanza; una universidad que levanta la mirada y sigue trabajando para mejorar cada día, capaz de vencer sus temores, de no dejarse arrastrar por la inercia del negativismo y de encarar las dificultades". El constitucionalista también sitúa en el centro de su proyecto a las personas -cuarta idea-, porque "ellas hacen que la Universidad sea posible", de tal forma que a su parecer "cualquier estrategia es inútil si su objetivo no es dotarles de las mejores condiciones posibles para seguir gestionando, enseñando, aprendiendo e investigando". Quinta idea: demostrar que "otra forma de gobernar y gestionar" es posible. "Hay que potenciar la gestión y la planificación estratégica para dotar a la comunidad universitaria de los planes, los recursos y las infraestructuras que permitan gestionar mejor, convertir el gasto en inversión de futuro, y gobernar compartiendo objetivos y metas", comenta.

La sexta idea tiene que ver con "promover y difundir la investigación": "Queremos que el profesorado investigue, no que se asfixie en una burocracia insaciable". En esta misma línea, el catedrático de Derecho Constitucional defiende "una docencia dignificada y reconocida, que represente una satisfacción y nunca una carga". Y de la séptima a la octava propuesta: una Universidad "preparada para la nueva normalidad". "Necesitamos un rectorado capaz de liderar y coordinar los esfuerzos de todos, capaz de acordar protocolos e instrucciones claras y eficaces, en lo sanitario y en lo organizativo", dice. Y por último, y ahí van la novena y décima idea, Villaverde apuesta por "recuperar la relevancia de la institución académica asturiana", que siempre fue "un referente en el campo formativo, científico, cultural y social", y por "promover la sostenibilidad y el compromiso social".

Compartir el artículo

stats